La Cámara de Crespo y Checa pierde tres denuncias y fracasa en su intento de desacreditar la gestión de su antecesor
Cyl dots mini

La Cámara de Crespo y Checa pierde tres denuncias y fracasa en su intento de desacreditar la gestión de su antecesor

José Vicente Martín, Emilio Checa y Benjamín Crespo, tesorero, secretario general y presidente de la Cámara. Foto: A. Santana

La Cámara de Crespo y Checa pierde otras tres denuncias y la justicia derriba su castillo contra la era Mesonero. Pretendía hacer caja con denuncias sin fundamento: todas han sido rechazadas.

La justicia ha derribado el castillo de denuncias con el que los dos responsables actuales de la Cámara de Comercio, Benjamín Crespo y Emilio Checa, pretendían desacreditar la labor de la anterior directiva y todas sus gestiones. Un intento que ha terminado en fracaso, con el archivo de tres nuevas demandas y de todas y cada una de las que han presentado, una cortina de humo para ocultar la inoperancia de la organización cameral bajo el mando de ambos que, de paso, deja a sus arcas sin la financiación fácil que prentendían.

 

Nada más acceder a la dirección de la Cámara, el tándem formado por Crespo y Checa puso en marcha una batería de denuncias para intentar desacreditar la gestión del anterior equipo de gestión, liderado por Juan Antonio Martín Mesonero, y anterior a la etapa en la que la administración regional se hizo cargo de la institución. En su intento de remover y buscar zonas oscuras en aquella etapa, el presidente cameral y su secretario general, impulsados por un medio de comunicación local, presentaron una serie de demandas contra las cuentas y auditorías, gestiones, proyectos y miembros de aquella directiva. Una catarata de denuncias que, con el paso de los años, se ha quedado en cortina de humo.

 

Tras quedar demostrado que no hubo irregularidades en la gestión ni en las cuentas, la justicia fue archivando todos los procesos y en los últimos días lo ha hecho con tres de los pocos que estaban abiertos. Lo ha vuelto a hacer, una vez más, en contra de los intereses de los actuales rectores de la Cámara y a favor de la antigua directiva.

 

En concreto, se han archivado denuncias contra la gestión del Centro de Innovación Gastronómica, contra un contrato de gestión de internacionalización y contra José Luis Martín Aguado por su desempeño en Adventia, este último, ya anteriormente desestimado en otra ocasión. En total, la Cámara reclamaba a los demandados en los tres asuntos más de 130.000 euros de los que ahora se despide. Un fracaso estrepitoso que desmonta la estrategia de la Cámara para financiarse sin trabajar, planteando denuncias sin fundamento que pierde una tras otra, mientras cobra subvenciones y ayudas de todas las administraciones.

 

En concreto, pedía 50.000 euros a Confaes por el incumplimiento de un convenio de internacionalización; según la sentencia, no existe tal incumplimiento y la defensa legal de la Cámara falla al confundir un convenio con un contrato. En el segundo caso, reclama 42.000 euros por la gestión del Centro de Innovación Gastronómica, en concepto de alquiler y gastos de suministros, aunque nunca se hizo cargo del mismo. Y en el tercer caso, alude al manido caso de las dietas en la escuela de aviación exigiendo la devolución de 40.000 euros a quien precisamente estaba representando a la Cámara en esta escuela; la justicia ya declaró en 2017 que las dietas eran transparentes y legales y le dio a Aesco, también dirigida por Crespo y Checa, su primer revolcón.

 

La calamitosa gestión de la Cámara

Desde que Benjamín Crespo accediera a la Cámara de Comercio y sentara a su mano derecha Emilio Checa a dirigirla, la institución ha ido de mal en peor. Con problemas para abonar sus nóminas y reduciendo horario y servicios, el presidente ha visto como todas las denuncias presentadas para intentar tapar su propia gestión han ido siendo archivadas sin éxito.

 

Por contra, su gestión ha estado llena de opacidad, como demuestra el tiempo que tardó en publicar cuentas y auditorías; la ocultación del verdadero sueldo del 'supersecretario' Emilio Checa al que le han subido un 80% sus retribuciones; la venta por 300.000 euros de un solar que había cedido gratuitamente; o el episodio en el que le embargaron los muebles del despacho presidencial por una deuda, exclusiva de TRIBUNA que intentó desmentir sin éxito. Hechos bochornosos que no son los únicos y que afectan también a miembros de su directiva. Estos son algunos de ellos.

 

 

El presidente, condenado por amenazas

El primer puesto de la lista de 'líos' de la Cámara lo ocupa su propio presidente, Benjamín Crespo, que fue condenado por amenazas. En febrero de 2016, la justicia consideraba a Crespo culpable de un delito de amenazas a dos empleados de CONFAES. Fue condenado en un fallo inmediato que el juez dictaba en la misma mañana del juicio y que confirmaba que el empresario amenazó a personal de la confederación con patearles.

 

El titular del juzgado no sólo condenaba al entonces presidente de Aesco, sino que le ha reprochado sus actitudes para con el personal objeto de sus amenazas. A pesar de ello, Crespo llegó a presidente de la Cámara tras dejar atrás Confaes, de la que se marchó sin pagar 300.000 euros que la patronal auténtica le reclama.

 

 

El tesorero, con su empresa en concurso

El tesorero de la Cámara y presidente de la patronal paralela CES también se ha visto en problemas últimamente. José Vicente Martín Galeano tiene intervenidas las facultades de administración de su empresa de seguridad, Provisa. Un juzgado de Salamanca ha intervenido esta empresa de la que es administrador único tras entrar en concurso de acreedores.

 

El pasado 26 de septiembre el Boletín Oficial del Estado publicaba un edicto por el que se dictaba, con fecha 19 de septiembre, el auto de declaración de concurso para la empresa Protección y Vigilancia Salmantina, más conocida como Provisa, que se dedica a la seguridad privada y que es conocida en su sector: fue fundada hace 27 años.

 

El tesorero titular de la Cámara fue elegido vocal de la misma precisamente en representación de la empresa en concurso; sigue siendo tesorero y, como tal, miembro del comité ejecutivo. También mantiene su presencia en CES, aunque su situación empresarial futura puede poner en entredicho la idoneidad de su representatividad.

 

 

Crimen de Cabrillas

El conocido como 'crimen de Cabrillas' está pendiente de juicio muchos años después de los acontecimientos, pero pronto se esclarecerán las responsabilidades en el incendio intencionado de una atracción de feria que terminaron con el fallecimiento de una persona. Un asunto en el que, como ya publicó TRIBUNA, está implicado un plenario de la Cámara de Comercio y también mandatario de la patronal paralela CES.

 

Este dirigente empresarial, que todavía ocupa los mismos cargos citados, está acusado de homicidio imprudente y de un intento de estafa por la muerte de una persona en el incendio de una atracción de feria en Cabrillas. El juicio está previsto para el día 20 de diciembre en la Audiencia Provincial a partir de las 9.30 horas y tendrá que comparecer el principal acusado que no ha sido apartado de sus cargos como plenario de la Cámara y de la patronal paralela, CES.