Cyl dots mini

La Cámara de Crespo le cambia el contrato a su secretario general menos de cuatro meses después de ser elegido

Emilio Checa, secretario general de la Cámara de Comercio de Salamanca.

La decisión se tomó en pleno a finales de octubre y llega cuando casi no había estrenado su anterior vinculación. Según transparencia, antes cobraba 38.000 euros: no hay cifras del nuevo.

Menos de cuatro meses. Esto es lo que ha tardado la Cámara de Comercio en cambiar el contrato de su flamante secretario general, Emilio Checa, que ha estrenado una nueva vinculación laboral con la institución cameral en la que, por ahora, se desconoce el dato más importante: lo que va a cobrar. Eso en una institución que repite la táctica de apuntarse subvenciones para pagar sueldos.

 

En la sesión de pleno del pasado 25 de octubre, el orden del día contemplaba en el punto séptimo el asunto "Contrato del Secretario General". Según las fuentes consultadas, lo que se decidió, y aprobó, fue el nuevo contrato de Checa para ejercer ese cargo. El cambio llegaba menos de cuatro meses después de que, el pasado 4 de julio, se hiciera oficial su nombramiento para ese puesto. No han trascendido los términos ni las condiciones del mismo: a día de hoy, no está publicado en el portal de transparencia de la Cámara cuando ha pasado más de un mes de la decisión.

 

Hay que recordar que en su día la Cámara explicó que no cobraría por encima de 38.000 euros porque tendría una jornada menor (nunca se ha especificado cual) y lo compatibilizaría con los numerosos cargos que llegó a ejercer simultaneamente, que le brindaban importantes ingresos. Eso se acabó al ser nombrado secretario general, pero no se sabe si en este nuevo contrato había podía recuperar estatus.

 

 

De 38.000 euros a ¿cuánto?

 

Según el portal de transparencia de la Cámara, el Secretario General cobró 38.447,53 euros brutos durante 2018. Ese es y ha sido el sueldo que se ha publicitado oficialmente, con un detalle muy importante: es el que se suponía para el concurso 'a medida' en el que la institución presidida por Benjamín Crespo hizo realidad su objetivo de nombrar al que había sido su secretario general en Aesco para el mismo cargo en la Cámara.

 

La realidad es que lo tenía todo a favor, pero los términos del proceso de selección podían hacer un buen papel para 'espantar' competidores. El empujón definitivo fue que en el proceso el tribunal iba a valorar experiencia en puestos que ya había ejercido y estuvo presidido por quien le eligió para el puesto provisional, el propio presidente de la Cámara, según la convocatoria para proveer la plaza que ocupó de manera accidental desde finales de 2017.

 

Ahora, ya elegido, la Cámara le cambia el contrato por otro, pero no desvela si hay mejora de las condiciones o los términos del mismo, pero seguro que un sueldo significativamente mejor que el que se anunció en su día podría haber atraído, de nuevo, más competencia al proceso de selección.

 

 

Siempre con Crespo

 

Desde que llegó al cargo, el presidente Benjamín Crespo ha intentado por todos los medios meter a su hombre de confianza en la Cámara y asignarle un sueldo de la institución. Lo logró en noviembre de 2017 al nombrarle 'a dedo' secretario accidental tras cargarse a tres personas en cuestión de meses. No lo pudo hacer en el primer momento porque la Cámara ya tenía un secretario general y porque aquel año la Junta no tuvo más remedio que rechazar el nombramiento de Checa en febrero de 2018, un par de meses después de la llegada de la nueva directiva. Crespo optó entonces por nombrarle provisionalmente como asesor del comité ejecutivo para ponerle sueldo. Finalmente, hace unos meses fue nombrado secretario general y ahora se le cambia el contrato.