La Cámara de Comercio cerrará por las tardes tras un año de inacción de la gestora

Sede de la Cámara de Comercio de Salamanca en la plaza de Sexmeros, cerrada este miércoles por la tarde.

La comisión gestora ha decidido reducir el horario de apertura y la Cámara abrirá ahora sólo por las mañanas. En octubre cumplió un año al frente de la institución en el que permitió el fin de la ventanilla única y ha reducido al mínimo la actividad cameral.

La gestora de la Cámara de Comercio ha decidido, después de más de un año ejerciendo el control de la institución cameral, reducir el horario de apertura de sus oficinas, una medida sin precedentes que recorta la atención que puede prestar la institución a los empresarios ya que ahora sólo abrirá por las mañanas. La medida, confirmada por el área de prensa de la Cámara, se ha puesto en marcha en los últimos días; de hecho, esta semana las puertas de su sede en plaza de Sexmeros han estado cerradas tanto el lunes como este miércoles por la tarde.

 

Según las mismas fuentes, el motivo es de índole económica y la decisión la ha tomado la gestora que encabeza José María Casas Inclán, Jefe del Servicio Territorial de Industria, Comercio y Turismo de la Junta de Castilla y León. El motivo oficial es concentrar los servicios en horario de mañana ya que ahora hay menos personal en la Cámara, aunque también se admite que hay motivos económicos; según fuentes consultadas por TRIBUNA se trata de ahorrar en los gastos de calefacción y electricidad que genera la sede. La gestora recibió la Cámara con una auditoría positiva del último ejercicio de su directiva y la memoria de actividades.

 

Hasta ahora, la Cámara prestaba sus servicios en horario de mañana y tarde, salvo de junio a septiembre, de 8.30 a 14.30 y de 16.30 a 19.30 horas; también se abría cuando había otras actividades cómo conferencias. Ahora se atenderá al público de 8.30 a 14.30 como figura en su propia web y los empleados se quedarán hasta las 15.30 horas y no se abrirá por la tarde. La medida está ya totalmente implantada desde este mes de noviembre.

 

Esta es una de las pocas decisiones que ha tomado la comisión gestora, que lleva más de un año al frente de la Cámara de Comercio de Salamanca. Tomó el mando en octubre de 2015 y desde entonces la actividad propia de la Cámara se ha reducido a la mínima expresión. La institución decidió retirarse del proceso judicial de la trama Diputación; y ha dejado que la exitosa ventanilla única perdiera su función tras aplicar un decreto por el que perdía el personal de la administración central que trabajaba en ella. Y se ha limitado a poner en marcha el proceso electoral que debe rematarse con la constitución de la asamblea y la elección de presidente.