La cadena humana salmantina que ha llegado a toda España: "Intentas ayudar con lo que tienes y con lo que puedes"

Mascarillas protectoras llevadas a cabo por informáticos programadores salmantinos

Dos informáticos programadores salmantinos comenzaron a crear sin ánimo de lucro mascarillas protectoras para conocidos que requerían de ellas. El boca a boca y la cadena humana que se formó han hecho que lleguen a hospitales de Madrid, Valladolid y Salamanca.

De un día para otro nuestra vida cambió y de la misma forma las iniciativas solidarias comenzaron a ponerse en marcha. Dos compañeros y amigos salmantinos de forma desinteresada, sin ánimo de lucro y con el único objetivo de aportar todo lo que podían empezaron a crear mascarillas con pantalla (mascarillas protectoras) para todos aquellos que la necesitaran. Al principio las enviaron a conocidos, pero no pensaron que llegarían hasta hospitales.

 

Cómo surge la iniciativa. "Dada la situación y contando con este tipo de impresoras 3D, en seguida pensamos en qué podíamos hacer para poder ayudar con los recursos que teníamos. Contactamos con una asociación salmantina que trabaja en el mundo 3D, nos explicaron como lo hacían y nos pusimos a ello. Fue de la noche a la mañana, no nos lo pensamos mucho cuando vimos que podíamos ser capaces de llevarlo a cabo", cuenta.

 

¿Quiénes han sido los destinatarios? "Al principio no sabíamos a quién dárselas y empezamos por personas de nuestro entorno, porque habíamos visto casos en los que llegaban y no se utilizaban o directamente no llegaban. Posteriormente, el boca a boca hizo que tuviéramos mucha más demanda y hemos enviado a hospitales de Valladolid, un hospital de Madrid y aquí en Salamanca, al Virgen Vega, tres farmacias, dos supermercados, dos residencias, de la misma forma que a empresas y algún colegio. Esos han sido los envíos más grandes, pero también hemos elaborado a personas en concreto", señala.

 

Sin embargo, el material sigue siendo muy difícil de encontrar. "Al principio utilizamos el material que nosotros teníamos. El plástico es especial, policarbonato, por lo que pudimos comenzar con ello, pero después nos vimos obligados a contactar con proveedores y además hemos recibido donaciones como la del colegio de Pedrosillo. Dimos también con acetatos en una empresa del polígono, pero para el material de las máquinas ha sido imposible y seguimos sin encontrar nada. Ahora mismo nos hemos quedado prácticamente sin material para continuar. Con el que compramos al principio no nos ha dado", reconoce.

 

Todo ello, pensando en los demás, sin ánimo de lucro y quitando horas de sueño. "Ahora mismo los dos estamos teletrabajando todo el día y al mismo tiempo vamos haciendo mascarillas. Nosotros no pedimos nada, como mucho hemos aceptado material que nos han enviado, pero ecónomicamente no queremos nada. Intentas ayudar con lo que tienes y con lo que puedes, gracias a Dios nosotros tenemos este método, no sé si es mucho o poco, pero hemos intentado poner nuestro granito de arena.

 

Impresora 3D

 

¿En algún momento te has sentido cansado? "No me he sentido cansado. Sí que es verdad que a veces cuesta, podemos realizar cada hora y veinte aproximadamente una mascarilla y tratamos de que descanse al día dos horas, por lo que nos tenemos que levantar varias veces por la noche. Además, nosotros trabajamos, por lo que no paramos. Imprimir, montar, enviar...Hay veces en las que piensas que no puedes más, pero de repente ves una carta de agradecimiento de un hospital o de una persona y se te pasa, vuelves otra vez con más ganas", finaliza.

 

Ellos no quieren titulares, ni aplausos, tampoco quieren reconocimiento, simplemente cuentan su historia para que cualquiera que la lea y lo necesite pueda acudir a ellos. Hay otra clase de pequeños héroes, Alejandro Blázquez Blázquez y Sergio Gómez Diego, gracias.

 

Cualquier persona interesada en colaborar podrá enviar un mensaje al siguiente correo electrónico [email protected]

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: