La Basílica, primicia en Google

Las fotos de Ricardo Melgar exponen varias perspectivas de la villa. El castillo, el río o la Anunciación
ROBERTO JIMÉNEZ

Internet y más concretamente Google no dejan de sorprender. Tras la inclusión de la villa en el novedoso programa Street View, unas imágenes aéreas de Ricardo Melgar han sido aceptadas para ilustrar el programa Google Earth, uno de los más prestigioso Sistemas de Información Geográfica, que permite volar a cualquier lugar de la Tierra y ver imágenes de satélite, mapas, relieve y edificios 3D. Entre todos los lugares del mundo, la villa ducal también tiene un espacio reservado. Google ha incluido algunas de estas imágenes en su programa geográfico Google Earth, a través de la web de Panoramio.

Las imágenes que más sorprenden son las del Castillo de los Duques de Alba y más aún las de la Basílica, que muestran por primera vez desde el cielo el avance de la construcción del templo.

De esta forma pueden contemplarse los trabajos realizados en junio de 2008, cuando se pasa del presbiterio a la capilla situada en la cabecera, donde se alzaron los muros. A simple vista, uno de los aspectos que más destacan son los cuatro arcos de medio punto que conforman la base del crucero, realizados en ladrillo y hormigón.

En las fotografías pueden observarse las cubiertas de la cabecera y el presbiterio, que constan de placas de cobre. También puede observarse perfectamente el recrecimiento de las fábricas existentes hasta llegar a un nivel a partir del cual se dejó el espacio necesario para las vidrieras. La colocación de las piezas de madera en la zona del presbiterio fue un trabajo delicado ya que el peso aproximado de cada una de ellas era superior a los 900 kilos y su colocación se realizaba a veinte metros de altura.

Belleza del castillo
La belleza del castillo, por su parte no pasa desapercibida. La silueta de la villa ducal no podría entenderse sin la corona del Castillo Ducal, algo que no ha pasado de largo para Ricardo Melgar. Así, puede apreciarse a la perfección una de las obras más destacadas en su parte exterior, el mirador donde se puede divisar toda la comarca a vista de pájaro.

Sin embargo, es aún más admirable contemplar la belleza de su entorno y la separación de sus antiguas dependencias a través de los muros capuchinos de doble hoja de mampostería concertada y relleno de hormigón de mortero de cal, muros de ladrillo de tejar y lajas de pizarra.

En la parte central, un jardín cuyo centro está constituido por un aljibe que servía antiguamente para depositar y aprovechar el agua procedente de las lluvias.