La bajada del paro pierde fuerza en la capital a pesar del turismo y menos de 800 personas salen de las listas

(Foto: Chema Díez)

La capital termina 2017 con 12.235 parados y la menor rebaja desde 2014: sólo 772 parados menos, un 50% de lo que bajó en 2015 y 2016. El sector servicios monopoliza la reducción, pero no saca del paro ni al 4% de sus demandantes.

Ya se puede hacer balance de lo que supuso 2017 para el empleo en Salamanca capital, un año en el que la reducción del desempleo ha perdido fuerza aunque el saldo ha vuelto a ser positivo por quinto año consecutivo. Según los datos del Ministerio de Empleo, al terminar el año había en la principal población salmantina 12.235 parados, algo menos de la mitad de los de toda la provincia. La reducción ha sido de 772 personas en doce meses. 

 

La cifra de parados no es la más baja de todo el año porque durante buena parte de 2017 la capital ha visto como aumentaba el paro. En concreto, desde junio y durante cinco meses consecutivos el número de parados no dejó de subir y pasó de los 11.483 que ha sido el mínimo del año a los 12.518 de noviembre; sólo gracias al dato de diciembre se ha conseguido terminar el año mejorando un poco la cifra. De hecho, en seis de los doce meses del año el balance del paro fue negativo en la capital. Subió para empezar el año tras la campaña navideña, luego se estancó (-98 entre febrero y marzo), bajó para Semana Santa y para empezar la temporada estival, pero a partir de julio ya subió, una muestra de la estacionalidad y de los límites del empleo para el turismo.

 

La rebaja de 772 parados en todo un año es la más floja desde 2014. En los últimos años, se había conseguido una importante reducción cada ejercicio: 1.346 menos al terminar 2016, 1.568 menos al acabar 2015... muy por encima de la mejora del último año, que se queda en el nivel de lo obtenido en 2014, con sólo 589 menos. La bajada del paro pierde fuerza, lo que se confirma también con el dato de los afiliados: los 2.500 más de media a lo largo del año han costado 116.000 contratos, a 47 por cada afiliado más.

 

Detrás de la ralentización en la mejora del paro está la recuperación paulatina del empleo, pero también los límites de la capacidad del turismo para tirar de la economía salmantina. El sector servicios, que agrupa turismo, hostelería y comercio, sigue tirando del empleo, pero lo hace con menos fuerza. Por sectores, es el que más parados sacó de las listas del Ecyl, 347 menos, lo que resulta insuficiente: es sólo un 4% de los parados que se declaran trabajadores de este sector que termina el año con 8.530 desempleados.

 

Además, la reducción del paro es casi testimonial en el sector industrial, que sólo ha sacado de las listas del Ecyl a 43 personas en todo un año, ni el 7% del total que tiene; en agricultura, con sólo 26 parados menos, el 10% del total; y hasta en la construcción, con 204 parados menos, lo que supone sólo un 15% de personas que logran salir de las listas del paro en el sector. También baja el apartado de sin empleo anterior, pero teniendo en cuenta que miles de jóvenes se marchan cada año, que un millar lo hace por empleo y que cada vez se emancipan menos, está claro que esa cifra baja porque no hay quien la engrose.

Noticias relacionadas