La ayuda a parados con familia no llega ni a uno de cada mil salmantinos sin prestación

Paro, parados, oficina de Empleo, antiguo Inem

El programa logra un máximo de 366 beneficiarios y en caída libre desde sus primeros seis meses. Un fracaso cuando en Salamanca 17.000 parados están sin ingreso alguno.

El Programa de Activación de Empleo (PAE), una ayuda de cerca de 500 euros para aquellos que han agotado cualquier otro ingreso, ha fracasado también en Salamanca. La iniciativa, vendida 'a bombo y platillo' por el Gobierno en diciembre de 2015 no ha alcanzado los datos que se esperaban y el ejecutivo todavía no ha decidido sobre si le dará o no continuidad a pesar de que hoy es el último día para solicitarlo.

 

Posiblemente va a pesar en su decisión el rotundo fracaso que ha cosechado. Según los sindicatos, no ha llegado ni a una cuarta parte de los beneficiarios que se habían calculado. El ministerio anunción hasta 450.000 y en los quince meses de su duración se ha quedado en 100.000 en toda España.

 

En el caso de Salamanca, dibuja desde hace meses una línea descendente. Llegó a su máximo en julio de 2015 con 366 beneficiarios, pero en febrero (último dato disponible) se ha quedado en 161: son una décima parte de los beneficiarios de la renta activa de inserción y una mínima parte de las prestaciones. El resultado se antoja escaso en una provincia donde de los 30.539 parados registrados en el mes de marzo sólo 13.776 son beneficiarios de alguna prestación. Es decir, que cuando cerca de 17.000 parados no tienen prestación sólo uno de cada 1.000 se ha podido agarrar al PAE.

 

 

LIMITADA Y RESTRINGIDA

 

Y, ¿por qué ocurre esto? ¿Por qué ha tenido cada vez menos beneficiarios? Porque los requisitos de esta prestación son difíciles de cumplir. En principio, está prevista para aquellos que han agotado cualquier otra posibilidad, no tienen ingresos y tiene cargas familiares. Sin embargo, no se puede percibir hasta seis meses después de haber cobrado cualquier otra prestación. Y hay que estar parado y comprometerse a seguir un itinerario de formación.

 

Además, la prestación se cobra sólo una vez: una vez se agotan los seis meses no se puede volver a conceder aunque se siga parado, con cargas, sin prestaciones y sin ingresos. Eso explica la curva descendente de beneficiarios: en julio se cumplieron los seis primeros meses y todos los que lo pidieron al salir la ayuda la habían agotado.

Noticias relacionadas