La avispa asiática, la varroa y el etiquetado de la miel, 'caballos de batalla' de la apicultura

El director general de Producción Agropecuaria de Castilla y León, Óscar Manuel Sayagués, junto a miembros de Asaja y la subdelegada del Gobierno (Foto: Chema Díez)

Salamanca ha sido el escenario de unas jornadas sobre apicultura en las que se han puesto sobre la mesa todos los problemas del sector y posibles soluciones. Sin rastro de la avispa asiática en la provincia.

“España es el principal país productor de miel de la Unión Europea, con el 16% del censo, pero Castilla y León no le va a la zaga porque lidera el ranking nacional de número de apicultores con 5.100 profesionales y en el número de colmenas somos los terceros por detrás de Extremadura y Andalucía, con 440.000 colmenas”. Así sea expresado el director general de Producción Agropecuaria e Infraestructuras Agrarias de Castilla y León, Óscar Manuel Sayagués, quien ofreció numerosos datos relevantes sobre este sector.

 

“Hay un dato que llama mucho la atención en la provincia de Salamanca; mientras en león tenemos el 30% de los apicultores, en Salamanca hay registrados un 10% de profesionales, pero que tiene más del 60% de las colmenas. Esto quiere decir que la dimensión de colmenas por explotación en España o Castilla y León ronda las 90, mientras que en la provincia de Salamanca, son 500 colmenas por explotación y si hablamos de apicultores profesionales, nos vamos hasta las 760 colmenas por explotación. Aquí podemos ver la profesionalidad del sector en Salamanca”, explicó.

 

Asimismo, desde la Junta de Castilla y León, según el director general, se centra en varios frentes:

 

El primero de ellos es el apoyo Plan Nacional Apícola, con su futuro y sus ayudas, importante para el sector. “Ahora estamos en un momento muy importante, como es la negociación del próximo plan, para el trienio (2019-2022) y por lo menos la financiación tiene que mantenerse y más para luchar contra la varroa, principal problema para el sector. Lo que pedimos también es que la futura PAC apoye a este sector estratégico con una aportación importante”.

 

En cuanto a los pagos realizados por la Junta de Castilla y León a este sector, “el importe asciende a 14 millones de euros por el programa que tiene la administración, dotado con 6 millones, además del PDR de la PAC (8 millones)”.

 

Imagen de los asistentes a la jornada (Foto: Chema Díez)

 

Otra medida de apoyo es que con medios propios y autónomos, “estamos llevando a cabo el control de enfermedades. Entre 2012 y 2014, el programa contó con ayuda de Ministerio y Europa, pero a partir de ese momento, ellos decidieron no aportar, pero la Junta sigue manteniendo las mismas ayudas, porque lo consideramos fundamental, abarcando todas las epidemias”.

 

Otro de los apoyos, también fundamental, es el relativo a la red de apoyos y vigilancia de enfermedades, con especial hincapié en la avispa asiática, “para lo que hemos colocado 147 trampas en 237 ubicaciones en el último año y lugares estratégicos, con movilidad en Palencia, león y toda la zona de Sanabria en Zamora. En Salamanca, el año pasado se encontró un ejemplar de avispa asiática en Aldeanueva del Camino, pero hemos trampeado la zona y a día de hoy no hay ningún nido de avispa asiática en Salamanca. Tranquilidad y precacución”.

 

Por último, no quiso olvidar otro aspecto muy importante, como el hecho de pedir al Ministerio que acelere el “Real Decreto del etiquetado de la miel, porque en el siglo XXI, en plena era de trazabilidad y seguridad alimentaria, hay exigencias en otros sectores, que no se cumplen en éste y hay que dar un paso adelante y darle al consumidor la libertad de elegir la miel que quiera”.

 

Asimismo, la importancia del sector apícola es vital para Castilla y León en el aspecto cualitativo, porque cuantitativamente aporta 17 millones de euros a la agricultura regional, pero el gran papel es el de la polinización. De hecho, la propia FAO estima que su valor es 20 veces superior al de los productos extraídos de la colmena; de hecho, Europa destaca la importancia de este sector porque el 84% de los cultivos depende de la buena acción polinizadora.