La atmósfera de Salamanca lleva dos meses por encima de los niveles de contaminación recomendados por la OMS
Cyl dots mini

La atmósfera de Salamanca lleva dos meses por encima de los niveles de contaminación recomendados por la OMS

Tráfico en el paseo de Canalejas. Foto: Cinthya Duarte

La medición de partículas y de ozono supera en lo que va de año la media anual marcada como límite para la protección de la salud. No ha habido avisos a pesar de que se ha acentuado este febrero.

Dos meses seguidos respirando aire contaminado y perjudicial para la salud. Este es el panorama en Salamanca, acentuado por las temperaturas inusualmente altas de este mes de febrero, un fenómeno cada vez más frecuente (en noviembre ya hubo una ola similar) y que está aumentado la contaminación de fondos en la ciudad hasta el punto de que se superan los niveles recomendados por la OMS.

 

Según los datos la red de estaciones de medición de calidad del aire de Castilla y León, las dos únicas estaciones operativas en la ciudad superan los valores de protección de la salud marcados por la OMS en cuanto a acumulación de partículas en el aire. Según la organización mundial, la media anual no debe superar los 20 μg/m3 de partículas de 10 microgramos, aunque la normativa nacional eleva el nivel a 40. En lo que va de año, la media es de 21 en la estación de La Aldehuela y de 23 en la estación de la calle La Bañeza.

 

Lo más preocupante es que el nivel de partículas ha tenido en los últimos días picos muy elevados. Así, el límite diario recomendado por la administración, que en este caso es el mismo que el de la OMS, es 50 μg/m3: desde el día 22 de febrero y hasta este día 27 ha tenido picos por encima de su nivel en cuatro jornadas.

 

Según la OMS, existe una estrecha relación cuantitativa entre la exposición a altas concentraciones de pequeñas partículas (PM10 y PM2,5) y el aumento de la mortalidad o morbilidad diaria y a largo plazo. A la inversa, cuando las concentraciones de partículas pequeñas y finas son reducidas, la mortalidad conexa también desciende, en el supuesto de que otros factores se mantengan sin cambios. 

 

La contaminación con partículas conlleva efectos sanitarios incluso en muy bajas concentraciones; de hecho, no se ha podido identificar ningún umbral por debajo del cual no se hayan observado daños para la salud. Por consiguiente, los límites de la directriz de 2005 de la OMS se orientan a lograr las concentraciones de partículas más bajas posibles.

 

 

El problema del ozono

 

En cuanto al ozono, la media de los dos meses consumidos de 2019 no llega al nivel OMS, que es de 100 μg/m3, pero este es el contaminante con el que más problemas tiene la ciudad. En los últimos días, y merced a las altas temperaturas, ha superado ese nivel los días 26 y 27 de febrero. El día 26, estuvo por encima de 100 entre las 15.00 y las 17.00 horas, con un máximo de 107 μg/m3; y este miércoles superó los 100 de las 14.00 a las 16.00 horas, con un tope de 103. Desde el día 22 de febrero ronda el límite todos los días.

 

El exceso de ozono en el aire puede producir efectos adversos de consideración en la salud humana. Puede causar problemas respiratorios, provocar asma, reducir la función pulmonar y originar enfermedades pulmonares.