La antorcha olímpica pasa su propia prueba de fuego