La antigua 'noria de sangre' de Huerta Otea, totalmente restaurada y 'estrella' de una ruta turística
Cyl dots mini

La antigua 'noria de sangre' de Huerta Otea, totalmente restaurada y 'estrella' de una ruta turística

La antigua 'noria de sangre' de Huerta Otea, ya recuperada.

La antigua noria para extraer agua fue encontrada en 2013 y ha sido completamente recuperada como vestigio superviviente de comienzos del siglo XX en Salamanca.

El Ayuntamiento de Salamanca continúa poniendo en valor el patrimonio de la ciudad con la recuperación de la Noria de Sangre ubicada en la margen derecha del río Tormes, en Huerta Otea, con una inversión de 50.000 euros. El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, ha destacado el impulso municipal a la generación de nuevos recursos turísticos asociados al medio ambiente, dentro de Savia Red Verde, la Estrategia de Infraestructura Verde que integra la naturaleza en el patrimonio histórico para ofrecer a los ciudadanos espacios más amplios y saludables.

 

Esta actuación, además de formar parte de un conjunto etnológico con el proyecto de recuperación de la Fábrica de la Luz, la rehabilitación de la pesquera de Tejares y la modernización de la pasarela peatonal anexa, se enmarca en el desarrollo del proyecto de corredores verdes en ambas márgenes del río Tormes. García Carbayo ha anunciado que la restauración de la Noria de Sangre formará parte de nuevas rutas naturales y etnológicas más allá del ámbito de actuación de la EDUSI Tormes+, pues enlaza con otras actuaciones de recuperación del patrimonio llevadas a cabo en los restos de otras norias en el Parque Fluvial.

 

De esta forma, se establecerán recorridos culturales y medioambientales a través de los corredores verdes habilitados por el Ayuntamiento de Salamanca en toda la ribera del río Tormes a su paso por la ciudad.

 

Único vestigio intacto

Las obras han consistido en el desbroce y limpieza del entorno cercano a la construcción y la limpieza del interior de la noria, con la correspondiente retirada de elementos inadecuados y la demolición de las construcciones en ruina adyacentes. También se han limpiado los muros de mampostería, de acuerdo a la autenticidad y originalidad de la construcción, con la reposición puntual de mampuestos y ripios, y se han instalado señales informativas (accesibles también para personas con discapacidad) y una puerta de acceso para facilitar la visita al pozo y la acequia de la Noria de Sangre.

 

A mayores, en el entorno se ha recreado un espacio a modo de huerta con la plantación de árboles frutales, manteniendo el espíritu funcional y productivo que tuvo este lugar.

 

La Noria de Sangre, encontrada intacta en el año 2013 durante un proceso de demolición de las construcciones situadas en suelo municipal, fue inventariada y protegida al reconocerse el alcance de sus valores culturales, pues es uno de los hallazgos más relevantes del patrimonio etnográfico salmantino por estar intacta, sin haber sufrido ninguna intervención anterior que haya podido menoscabar sus valores de autenticidad. Se trata del único vestigio de la época en la que los ríos fueron centros económicos polivalentes de primer orden que acogían no solo industrias de transformación (textiles, batanes), sino también domésticas (lavado de ropa) o primarias como la agricultura (norias) o la pesca.

 

Uno de los elementos que pueden encontrarse en las márgenes del río son las ‘norias de tiro’ o ‘norias de sangre’, parte del conjunto de construcciones hidráulicas tradicionales que empleaban sistemas de tracción animal y se destinaban a la extracción de agua de la capa freática para el regadío de las huertas próximas. Eran muy abundantes en los alrededores de la ciudad y originalmente estaban dotadas de maquinaria de madera que, avanzado el siglo XX, fue sustituida por motores de bombeo.