La antigua chopera de La Aldehuela: un paraje desolador sin un solo árbol en pie

Las máquinas no han dejado ni un solo árbol en el terreno que en breve será un aparcamiento.

Desolador. Este es el aspecto actual de la antigua chopera de La Aldehuela, un terreno ocupado durante años por un buen número de grandes árboles de los que ahora no queda ni rastro. En los últimos días las máquinas han acabado con todos los ejemplares hasta convertir el terreno en una auténtica tundra para que se convierta en breve en un aparcamiento que, probablemente, estará vacío la mayor parte del año como el que ya hay a menos de cien metros.

 

En menos de un mes, la maquinaria pesada ha hecho su trabajo y el terreno que albergó unos 250 árboles ya está totalmente despejado. Todos los ejemplares han sido talados y se está procediendo a un primer igualado del terreno. Las obras empezaron el pasado día 1 de agosto con lo que supuso el adiós definitivo a la chopera de La Aldehuela. Se empezó talando los árboles y este lunes el terreno ya estaba totalmente desprovisto de árboles al eliminarse tanto las hileras más próximas a la ciudad deportiva como las que estaban en el otro lado del terreno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El antes y el después de la chopera de La Aldehuela.

 

La eliminación de los árboles es la parte previa a una obra para construir nuevos aparcamientos y reorganizar los viales y la circulación en la ciudad deportiva, proyecto que costará algo más de 600.000 euros. El equipo de Gobierno presentó el pasado mes de noviembre un proyecto de nuevo aparcamiento (de 200 plazas, al menos) en la zona de Aldehuela, además de construcción de varias rotondas y una nueva vía de tráfico en medio de la actual chopera.

 

Los grandes ejemplares que había serán sustituidos, según ha remarcado el Ayuntamiento, por otros 300 árboles. Sin embargo, estos nuevos árboles serán más bien 'arbolitos' como los que acostumbra a instalar el Ayuntamiento y tendrán que convivir con el espacio previsto para, al menos, las 200 plazas de aparcamiento que se van a hacer. Eso sí, sólo una pequeña parte será asfaltado y el resto quedará en zahorra, así que se ha eliminado todo el arbolado para dejar un terreno vacío: una decisión todavía más incomprensible.

 

El aparcamiento beneficiará especialmente a la empresa que gestiona el centro de fitness que hay en el pabellón de la pista cubierta de atletismo. El objetivo es hacer un aparcamiento que dé servicio a la empresa que explota el recinto y toda la ciudad deportiva, a pesar de que a un centenar de metros está el aparcamiento del rastro, con centenares de plazas y vacío casi siempre, incluso con los usuarios de las piscinas municipales. El objetivo declarado es dar servicio a las grandes competiciones en la pista cubierta de atletismo, de las que se van a celebrar como mucho una al año.

 

En los últimos meses, se ha estado 'despejando el camino' para esta acutación con la tala de varias unidades de la chopera alegando riesgo de caída por el viento el pasado invierno. Eso no impidió que se usara ya como aparcamiento para el Campeonato de España de atletismo en pista cubierta. El nuevo aparcamiento ha sido cuestionado desde que se conoció el proyecto, ya que a poco más de 100 metros existe otro, el que usan los asistentes al rastro de los domingos, que está vacío prácticamente todos los días del año. El Ayuntamiento planea también un nuevo estacionamiento a pocos metros de este, en la entrada hacia los chiringuitos.