La antigua Azucarera acogerá un parque tecnológico, según el PGOU

Asentamiento. Una importante empresa de ámbito nacional se ha reunido recientemente con Ebro Puleva para plantearle su interés.
E. BERMENJO
Las redactoras del Plan General de Ordenación Urbana de Carbajosa de la Sagrada se han encontrado durante el proceso de revisión del documento con unas instalaciones industriales en desuso, pero ubicadas en un lugar estratégico, las de la antigua Azucarera, entre el trazado del ferrocarril y la N-501, con acceso directo. La apuesta del Ayuntamiento es instalar un parque tecnológico en las 20 hectáreas de terreno que ocupa el solar, perteneciente a la sociedad Ebro Puleva, que cerró las puertas de la fábrica en 2006.

Aunque no es una decisión definitiva, porque pueden ocurrir muchas cosas mientras dura la crisis económica, según afirman desde el Ayuntamiento, la intención es recuperar la antigua Azucarera como área de oportunidad de actividades económicas, para lo que se contemplan dos alternativas. Por un lado, una calle comercial (factory, plaza, compras-ocio-terciario) y, por otra, del desarrollo de un polígono I+D+I, que se incorpore a la red de parques tecnológicos de Castilla y León.

Interés empresarial
Según desvela el alcalde de Carbajosa de la Sagrada, Pedro Samuel Martín, “hay varias empresas interesadas en ese solar que es propiedad de Ebro Puleva”, una superficie destinada a uso terciario y en la que son compatibles los usos comercial y residencial.

El interés de alguna empresa de ámbito nacional por esta parcela es tan grande que hace poco más de un mes el alcalde ha recibido a su representante para ponerlo en contacto con la directora general de Patrimonio de Ebro Puleva, aunque no han trascendido los resultados de dicho encuentro.
“No es la única interesada”, asegura Martín, que reconoce que se han producido negociaciones y que destaca lo importante que sería para Carbajosa el asentamiento de empresas de esta envergadura, “ya que supondría un impulso comercial muy importante y la confirmación de que los destinos de ese solar van más allá de un polígono industrial al uso”. Lo que sí confirma el alcalde es el franco interés que ha detectado en estas empresas para asentarse en la localidad. “Es una zona muy atractiva para ellos y creo que puede haber posibilidades de que lleguen a un acuerdo, aunque la crisis sigue ahí y puede suponer un freno”.

Consolidación industrial
El plan urbanístico de Carbajosa de la Sagrada apuesta por consolidar y reforzar la estructura industrial existente y prevé la ocupación de los terrenos que se encuentran colindantes con El Montalvo III, entre el trazado del ferrocarril y los polígonos industriales de Arapiles.

Estos nuevos desarrollos deberán, no obstante, salvaguardar los espacios de valor natural destinados a prados. Así, a partir de esos espacios protegidos, se diferencian dos áreas industriales, una superior que limita con El Montalvo III y tendrá sus mismas características y otra, más al sur, para industrias de gran tamaño.

Romper el aislamiento
Según el Plan de Ordenación Urbana de Carbajosa de la Sagrada, la localidad actual se caracteriza por una rotunda zonificación y separación entre los diferentes usos básicos que se desarrollan: residencial, industrial y terciario. El objetivo es romper el aislamiento de esas tres zonas y conseguir la estructuración del tejido residencial y la conexión e integración de unos barrios con otros, acercando el centro funcional a los barrios periféricos especializados en vivienda unifamiliar y favoreciendo la implantación de servicios para generar vida urbana.

En este sentido, cobra gran importancia el carácter estratégico del eje viario que une el centro con las urbanizaciones de Navahonda y Albahonda, donde se construirán equipamientos y servicios de los que ahora carecen.

El documento plantea también “relacionar de forma eficaz el lugar de trabajo con el de residencia, facilitando las comunicaciones y desarrollando diferentes tipos de movilidad, todos con las mismas garantías de seguridad: tráfico motorizado y métodos alternativos, como la bicicleta o los recorridos a pie”.