La ampliación de terrazas y espacio público activa la peatonalización que Salamanca tenía pendiente desde 2013

Las zonas peatonalizables del plan de movilidad urbana de 2013.

El Ayuntamiento acelera en una semana lo que estaba pendiente del plan de movilidad urbana desde hace casi siete años. Las calles y zonas de ampliación coinciden con las previstas que no se habían ejecutado.

La anunciada peatonalización de hasta 200.000 metros cuadrados, concentrada fundamentalmente en el centro de Salamanca, servirá para que la ciudad cumpla con los planes que tenía desde hace años en esta materia y que no se habían ejecutado hasta ahora. La medida, provisional, tiene ciertos visos de 'prueba piloto' para un futuro porque la mayoría de calles afectadas en el centro están en el programa de peatonalizaciones del Plan de Movilidad Urbana Sostenible que se elaboró en 2013 y que tenía que acabar su aplicación este 2020, y pese a lo cual muchas de las medidas contempladas en el documento estaban sin ejecutar. En cuestión de una semana, se va a adelantar lo que no se ha hecho en siete años.

 

En el plan estaban previstas peatonalizaciones a corto, medio y largo plazo. Sin embargo, a día de hoy la gran mayoría de las previstas estaban sin hacer, incluso de la lista de las anunciadas para corto plazo. Ahí están las actuaciones previstas en el segundo tramo de Pozo Amarillo, en Correhuela (calle clave para el acceso a la plaza del Mercado); el trayecto que permite cruzar el centro histórico desde el Mercado Central por las calles Quintana, Juan del Rey, Prado e Íscar Peyra (con plataforma única vehículos/peatones, pero por todavía se puede circular libremente); el eje que arranca en la Plaza de la Merced, recorre la calle Veracruz y la Bajada de Tentenecio hasta Rector Esperabé, con accesos limitados pero por donde todavía se puede circular. 

 

El plan era peatonalizar la 'pastilla central' incluida entre los ejes longitudinales Crespo Rascón – Bordadores – Ancha – Vaguada de la Palma y Azafranal – Pozo Amarillo – San Pablo. Todo ello estaba sin hacer a pesar de que estaba previsto para una primera fase de este plan de movilidad aprobado en 2013. Lo último que se había anunciado había sido la peatonalización de calle Ancha, que ha limitado uno de los accesos al centro histórico, pero que no se había ejecutado todavía y es una de las que se hará ahora. 

 

En cuanto a las peatonalizaciones a medio y largo plazo, ni siquiera se habían insinuado. La limitación del tráfico en San Pablo, Vaguada de la Palma, tramo final de Pozo Amarillo, Poeta Igelsias, el trayecto por Íscar Peyra, todo el trayecto desde plaza de la Merced, el entorno de plaza de La Fuente en la calle Perdones... todo estaba anunciado pero no parecía en los planes futuros a pesar de que el plan termina su vigencia este año.

 

El coronavirus lo hace posible

Sin embargo, la crisis del coronavirus y la necesidad de ampliar el espacio público para peatones y negocios han hecho el 'milagro' y la peatonalización que tenía pendiente Salamanca desde 2013 se va a hacer realidad, al menos de manera provisional, y en cierto modo ampliada. La obligación de la distancia social de 1,5-2 metros para evitar nuevos contagios ha aumentado la necesidad de espacio público, y eso a pesar de que las salidas están bastante restringidas todavía.

 

La necesidad será todavía mayor cuando se llegue al final de la desescalada y acaben las limitaciones de movilidad, pero no la necesidad de guardar la distancia de 'seguridad'. Esta situación ha obligado a tirar de peatonalizaciones en calles que eran, como mucho, de uso compartido, con plataforma única y tráfico algo controlado, aunque por algunas se seguía circulando con normalidad.

 

Para peatones...

Ahora, por ejemplo, se podrá pasear por San Pablo, que ya se ha cortado al tráfico en algunas ocasiones para el acceso a espectáculos en Ferias y Fiestas o para poner casetas de la Feria de Día. Ocurrirá lo mismo con un pequeño tramo de la plaza del Oeste que ya había hecho experiencias sobre el cierre al tráfico.

 

Y difícilmente en otra situación se hubiera cerrado al tráfico el tramo de María Auxiliadora entre avenida Portugal y Plaza España, vigente a partir de este fin de semana, los fines de semana y festivos, algo recomendable dado que es una arteria de paseo hacia el centro muy concurrida. Y el cierre al tráfico de los laterales del parque de Garrido.

 

Y para los bares

Pero también se ha hecho para abrir paso a los negocios de hostelería, que necesitarán más espacio para mantener las terrazas, dode inicialmente recuperarán su actividad. El Ayuntamiento de Salamanca ha aprobado esta misma semana la ampliación de espacios para las terrazas, que un centenar de establecimientos ha solicitado, y que llevarán a ocupar calazadas y calles con el objetivo de que los hosteleros puedan mantener, en la mayor medida posible, la distancia obligatoria y el uso de mesas y sillas.

 

Para ello parecen destinadas las peatonalizaciones de Poeta Iglesias, Plaza del Mercado, Plaza de San Justo, plaza de San Juan Bautista... Pero lo más llamativo es el cierre de la calle Van Dyck  y varias de las que dan a ella entre las 12.00 horas y las 00:00 horas (con vigilancia ruidos y música) para favorecer la actividad de los bares en una zona de pinchos muy concurrida.

Noticias relacionadas