La amarga venta de Air Europa: el año de los Hidalgo entre el 'negocio del siglo' y el rescate
Cyl dots mini

La amarga venta de Air Europa: el año de los Hidalgo entre el 'negocio del siglo' y el rescate

Hace justo un año, Globalia vendía por mil millones su compañía aérea al grupo rival, una operación brillante frustrada por la crisis del Covid y que ha puesto al borde de la quiebra el imperio de los Hidalgo.

Pepe Hidalgo y Javier Hidalgo

Un año. Es el tiempo que separa el que estaba destinado a ser uno de los grandes negocios del mundo de las aerolíneas de una crisis que casi se lleva por delante a uno de los mayores grupos turísticos y que ha terminado en rescate. Es la historia de la venta de Air Europa, el buque insignia de la salmantina familia Hidalgo, que tal día como hoy hace un año vendía la compañía por mil millones de euros y que este martes firmó el rescate por el que el Estado entrará en un feudo hasta ahora coto privado del clan salmantino.

 

La operación salía a la luz justo hace un año, el 4 de noviembre de 2019. Tras meses de negociaciones secretas, Globalia e IAG confirmaban la venta de Air Europa al gigante multinacional por mil millones de euros. La operación, brillantísima, se convertía en una de las mejores de todos los tiempos en el mundo de las aerolíneas. Los Hidalgo lograban un precio récord por su compañía, y lo conseguían de la que había sido su archienemiga, Iberia, bajo el paraguas de IAG. Todo un 'pelotazo' en el argot coloquial, aunque lejos de la especulación o el enriquecimiento repentino, más bien producto de la negociación hábil de Javier Hidalgo.

 

La jugada era la primera de una estrategia ideada por el hijo del fundador para diversificar el imperio de su padre, Juan José Hidalgo, y alejar los riesgos que bien conocían de la operativa turística. Pronto iba a saber cómo de acertada era su estrategia, aunque no diera tiempo a culminarla.

 

La venta de Air Europa, considerada como la joya de la corona del grupo, suponía el comienzo de  una nueva etapa para el grupo turístico ahora a los mandos de Javier Hidalgo como consejero delegado. A la venta de la compañía aérea que brindaba al grupo el 52% de sus ingresos siguió el mismo mes de noviembre otro 'pelotazo' empresarial, la fusión de Halcón Viajes con Barceló sin cerrar ni una sola oficina. El horizonte del clan salmantino, el AVE y los hoteles: lleva años detrás de operar el transporte ferroviario y también ha crecido con su marca hotelera.

 

Sin embargo, llegó el Covid y este castillo, no de naipes, sino bien asentado, se vino abajo. La estrategia se mostraba certera hasta un punto cruel: los conocidos riesgos del sector se manifestaron de golpe y con una crudeza sin precedentes. Con la pandemia desatada se acabaron los viajes, los vuelos, el programa del Imserso... y Globalia tuvo que funcionar en mínimos, con muchas oficinas de Halcón Viajes cerradas y sin ingresos. IAG pedía rebajar el precio de venta de Air Europa, que ya no vale lo que valía, y el negocio se esfumaba entre los dedos por unos pocos meses: este 2020 tenía que haber estado no firmado, sino totalmente hecho, el traspaso. Todavía en agosto los Hidalgo seguián con sus planes y negociaban la fusión de sus hoteles Be Live.

 

Asomaba otro riesgo, el de todo el imperio emperesarial de Juan José Hidalgo: en septiembre se hablaba de quiebra. Globalia buscaba desesperadamente apoyo público para salvar a una de las referentes del turismo en España y sus miles de empleos, pero todo se demoraba casi hasta el límite: noviembre era su 'dead line', y si no había ayuda iría a pique.

 

La ayuda ha llegado este día 3 de noviembre de manera muy amarga. La empresa recibe 475 millones de euros en un rescate, el primero del sector turístico, para salvarse y seguir adelante. A cambio, ha tenido que aceptar la entrada de dos representantes del Estado en el consejo de administración, que podrán opinar sobre el nombramiento del CEO (ahora, Javier Hidalgo) y sobre la futura venta de Air Europa. La familia pide cautela: Juan José Hidalgo, contactado por este diario, prefiere no hablar del asunto hasta que esté todo firmado. Nadie ajeno a la familia se había sentado a llevar la empresa desde que el patriarca serrano la fundó en 1971. Tiempos nuevos, tiempos difíciles, pero no más que los de sus orígenes: Hidalgo resurgirá, seguro.