La Aldehuela, Salas Bajas o Huerta Otea, bajo tres metros de agua en caso de una riada extrema
Cyl dots mini

La Aldehuela, Salas Bajas o Huerta Otea, bajo tres metros de agua en caso de una riada extrema

El río Tormes a su paso por Salamanca, en una de sus últimas crecidas.

La CHD actualiza las zonas más sensibles a las inundaciones en el municipio de Salamanca. Una gran riada afectaría a toda La Aldehuela, ciudad deportiva y chirinquitos, entornos del Puente Romano o Huerta Otea.

Más de 5.000 salmantinos se verían afectados por inundaciones en caso de una crecida histórica, según los nuevos mapas de riesgo de la CHD. En su caso, verían llegar las aguas a sus viviendas en el supuesto más extremo, el de una riada poco probable que no se repetiría más que una vez cada 500 años. El riesgo para una riada común es casi nulo y para una riada 'de siglo', algo mayor: 2.000 afecatados. Sin embargo, hay zonas del municipio de Salamanca que se verían anegadas en casi todos los casos.

 

Las zonas más señaladas por riesgo de inundación por una riada del Tormes son La Aldehuela y la urbanización Las Dunas, entre los términos de Salamanca y Cabrerizos. El agua llegaría a un nivel de hasta tres metros y anegaría parte de esa urbanización, muchas huertas de esa zona, algunos equipamientos de la ciudad deportiva, el nuevo aparcamiento frente al pabellón de la pista cubierta, el parque-merendero, el parque canino y buena parte de los bares y chiringuitos de La Aldehuela. El agua también llegaría a la urbanización junto al arroyo de los Requesenes, ya en término municipal de Santa Marta.

 

Siguiendo el transcurso del río, una crecida histórica del Tormes inundaría también las pistas deportivas junto al puente romano y el nuevo parque, Nebrija, y el parque al otro lado de la carretera, todos ellos quedarían bajo 1-3 metros de agua por su cercanía al arroyo del Zurguén. También se inundaría buena de la ciudad deportiva de Salas Bajas y del parque de Huerta Otea. Más adelante, el agua cubriría también parte de los terrenos cercanos al parque de maquinaria, frente a la pesquera de Tejares y el antiguo molino.

 

Esas son las zonas más sensibles en el caso de una inundación extrema, poco probable (se calcula una avenida de este tipo cada 500 años), pero hay zonas del término municipal de Salamanca especialmente expuestas a las inundaciones en las que la crecida sería significativa incluso en los casos más probables, las avenidas que se calculan cada diez años.

 

En esa lista están los chiringuitos del paseo de La Aldehuela, el parque de Huerta Otea, que es una de las zonas más sensibles a la crecida de las aguas (en todos los casos contemplados se vería invadido en caso de inundación), parte de la isla del Soto, algunas zonas del paseo fluvial (carril bici y aceras) cerca de las instalaciones de Mirat, los terrenos más próximos al río frente a Salas Bajas... por supuesto, los cauces de los arroyos del Zurguén y Requesenes. Y también los terrenos cercanos al parque de maquinaria que, según los mapas de la CHD, quedaría rodeado de agua en caso de crecida.

 

 

Y luego está el caso de los accesos al nuevo Hospital. La decisión de llevarlos por el lado del río generó controversia porque, según la CHD, la nueva calle se iba a levantar en zona inundable. Según los nuevos mapas de riesgo, esos terrenos estarían bajo el agua, entre 20 centímetros y 1,5 metros según la proximidad al río. En el nuevo mapa de riesgo se aprecia como las zonas de riesgo de crecida están muy próxima al trazado de la nueva calle, que estará protegida por muros de hasta 14 metros para evitar inundaciones.