La Alberca, protagonista del programa 'Maestros de la costura' con el traje de vistas
Cyl dots mini

La Alberca, protagonista del programa 'Maestros de la costura' con el traje de vistas

Mujeres vestidas con el traje de vistas

El concurso de moda de Televisión Española contará este 20 de febrero con la presencia del tradicional Traje de Vistas de la localidad salmantina. 

El municipio salmantino de La Alberca será protagonista en la noche de este 20 de febrero de 2018 en el programa de Televisión Española 'Maestros de la Costura'.  Para la ocasión se ha elegido el conocido Traje de Vistas de la localidad serrana, una de las piezas tradicionales más populares.

 

 

El programa, presentado por Raquel Sánchez Silva, arrancará a las 22.40 horas a la orden de tres conocidos modistos son el jurado (Lorenzo Caprile, María Escoté y Alejandro Palomo.) que tratarán de encontrar al ganador que mejor se maneje entre costuras. 

 

TRAJE DE VISTAS

 

El traje de vistas de La Alberca subraya la importancia de la indumentaria como un medio de exhibición de la riqueza familiar. Tradicionalmente, la forma más habitual de manifestar la riqueza era la acumulación de joyas o la superposición de piezas de ropa en ceremonias de especial relevancia social. El traje de vistas es un ejemplo paradigmático de esta forma de exhibición por el número y riqueza de las piezas que lo componen y que convierten el cuerpo de las mujeres en un objeto en el que proyectar la riqueza y honorabilidad familiar.

 

El traje de vistas originalmente era un vestido de novia que con el tiempo ha perdido su carácter nupcial para convertirse en una indumentaria festiva vinculada a la celebración de procesiones y ofertorios.  Históricamente las novias de La Alberca eran vestidas, calzadas y peinadas por otras mujeres, en un proceso largo y complejo que se realizaba siguiendo un orden determinado para no dañar las piezas de la indumentaria. Las novias vestían diferentes modelos en cada momento de la ceremonia nupcial.

 

El modelo festivo utilizado en la actualidad corresponde a la indumentaria que llevaba la novia a la salida de la iglesia y se caracterizaba  por la ausencia del serenero o manto de vistas con el que se cubría la cabeza en el interior de la iglesia.

 

El traje de vistas está cargado de elementos simbólicos y protectores frente al mal, la desgracia y la enfermedad entre los que destaca especialmente la joyería.  El conjunto está formado principalmente por relicarios, patenas, medallas, crucifijos, rosarios, sortijas, hebillas, broches, collares y pendientes. Destacan especialmente los dijeros, conjuntos de cadenas de plata que se sujetan a unos ojales realizados en las axilas del jubón -de las que cuelgan medallas, cruces y amuletos-, y el llamado corazón de la novia, una pieza hueca realizada en plata con la  imagen de Cristo en un lado y la Virgen en otro, y de la que cuelgan cinco pequeñas imágenes con forma de medias lunas, cabezas de ángeles o higas que se colocan sobre el corazón.

 

Dada su belleza plástica, el traje de vistas ha sido motivo de interés de diversos artistas, escenógrafos, pintores, escultores y especialmente fotógrafos, que han logrado que este conjunto adquiera la condición de arquetipo de la indumentaria tradicional española y que se haya convertido en una obra de arte.