La actualización de la ORA: el fin de la zona azul más barata de Castilla y León
Cyl dots mini

La actualización de la ORA: el fin de la zona azul más barata de Castilla y León

El precio del estacionamiento regulado en Zamora es el más bajo de la capitales de provincia de la Comunidad: no cuesta ni la mitad que en otras ciudades. El cambio modernizará el modo de pago y puede introducir tarifas para profesionales o nuevas modalidades.

Los trabajos para actualizar el contrato de la ORA van a terminar con los precios anormalmente bajos que rigen en la actualidad, pero también aparejarán cambios en los modelos de expendedores, las modalidades de pago y las tarifas, algo necesario después de muchos años sin cambios. Una contrapartida al previsible aumento de precios que, no obstante, están muy por debajo de la media y se mantendrán entre los más económicos a tenor de la intención de la alcaldesa de no decretar una subida radical.

 

El anuncio hecho por Rosa Valdeón en una entrevista con TRIBUNA de Zamora supone el pistoletazo de salida a los cambios en uno de los contratos que más afecta a los que se mueven con sus vehículos. No es la primera vez que se habla de una actualización, pero el hecho de que el contrato haya superado con creces su vigencia hace necesario ponerse manos a la obra. El hecho de que el Ayuntamiento haya ido actualizando otros tributos y tasas en los últimos ejercicios refuerza esta posibilidad.

 

La realidad es que, aunque el resultado son unas tarifas muy bajas, la ORA necesita de una actualización. La idea es que puedan acceder otras empresas a la explotación para conseguir un mejor servicio y, para ello, parece necesario mejorar la rentabilidad del contrato, algo imposible sin acompasar los precios a la realidad. Y es que la de Zamora es la ORA más barata de toda la Comunidad, y con diferencia: sus precios no llegan a la mitad de lo que se cobra en otras ciudades.

 

Punto por punto, el precio del estacionamiento en las calles con zona azul se revela como anormalmente económico. El mínimo, 0,15 euros, está por debajo de todas las capitales de provincia, salvo Soria, que tiene el mismo precio; el coste de una hora de estacionamiento, 0,30 euros, es la mitad que en Palencia, Burgos, Segovia y Ávila, y está a años luz de los 0,80 de Salamanca y León; y las dos horas que, como máximo, se puede aparcar sin mover el coche se quedan en 0,60 euros: en Salamanca cuesta el triple, 1,85 euros.

 

Con los datos de las nueve provincias sobre la mesa, se podría hacer un cálculo de los futuros precios de la ORA en Zamora. El mínimo, de media, ronda los 0,25 euros; el precio de una hora se eleva a 0,60 euros por término medio; y las dos horas en zona azul superan, en todos los casos, los 1,10 euros y la media es de 1,40 euros. Armonizar los actuales precios con la media de las capitales regionales obligaría a importantes subidas que no parecen posibles, pero la actualización apunta a un incremento de tarifas cercano al 50% sobre el actual.

 

¿PASO A LA ZONA VERDE?

 

Al margen de los precios, la mayor diferencia entre el sistema que rige en la capital zamorana y el del resto es, actualmente, la diferenciación de zonas. Prácticamente todas distinguen entre la tradicional zona azul, pensada para una elevada rotación de coches y con un límite teórico de 2 horas de estacionamiento; y las zonas de estacionamiento prolongado, que elevan hasta las 4 horas el máximo. Estas suelen ser denominadas zona verde, aunque en Burgos han optado por el naranja. El precio de la tercera y cuarta horas debería ser similar al de la segunda. La implantación de la zona verde permitiría ampliar el radio de calles que serían de pago.

 

El resto de capitales de Castilla y León también contemplan diversas modalidades que contemplan las tarjetas para profesionales del reparto, tarjetas de prepago para una semana o un mes y distintas modalidades para las tarjetas de residentes; en algunas cuidades se opta por reservar en exclusiva una serie de calles y, en otras, por que compartan espacio con los usuarios de rotación, pero siempre a menor precio.

 

También es evidente el avance en las posibilidades de las máquinas expendedoras. Al margen de un aspecto exterior más o menos moderno, están cuestiones como la posibilidad de pagar introduciendo el número de matrícula de nuestro vehículo, cargar las tarjetas de prepago y, bastante importante, el método para abonar los tiques especiales que permiten anular una multa. En Zamora todavía se recurre a un sobre que dejan los operarios de control junto a la multa, y que hay que introducir en un pequeño buzón junto con el tique de anulación. En la mayoría de ciudades, las anulaciones ya se hacen marcando los dígitos de la matrícula directamente en la máquina.

Noticias relacionadas