La A-50 hacia Ávila, otros 55 kilómetros de autovía sin estaciones de servicio

Primer tramo de la autovía A-50 en Santa Marta de Tormes.

175 kilómetros de la A-50 y la A-66 carecen de estaciones de servicio en el propio trazado a su paso por Salamanca y obligan a tomar las salidas hacia localidades que sí tienen gasolineras.

Las últimas autovías construídas en Salamanca nacieron sin estaciones de servicio y, por lo que se ve, así van a seguir. Eso totaliza cerca de 175 kilómetros en los que quedarse sin gasolina va a seguir siendo un riesgo. El último caso conocido es el de la A-50 que une Santa Marta de Tormes con Ávila y que, a día de hoy, carece de gasolinera alguna en su trazado. Así lo ha puesto de manifiesto el Gobierno en una respuesta al diputado socialista David Serrada, que hace unos meses preguntaba sobre las áreas de servicio previstas en la autovía A-50-Autovía de la Cultura, en los tramos correspondientes a la provincia de Salamanca.

 

La respuesta se ha publicado este lunes en el boletín de las Cortes en estos términos: "En relación con la información solicitada se indica que en l a provincia de Salamanca no hay ningún Área de Servicio ni tampoco existe previsión de ellas". Así que se confirma no sólo que no hay gasolinera alguna, sino que tampoco las va a haber. La autovía tiene 101 kilómetros de recorrido desde Ávila a Santa Marta, de los cuales unos 55 transcurren por la provincia de Salamanca.

 

La A-50 ha sido una de las últimas autovías en ponerse en servicio, justo después de que empezaran a usarse los tramos de la A-66 entre el límite provincial con Cáceres y el de Zamora, 120 kilómetros que están en la misma situación. Según ha confirmado también el Gobierno, no está previsto instalar ninguna estación de servicio en el propio trazado de la A-66 en los kilómetros de esta autovía que recorren la provincia de Salamanca. A día de hoy, están disponibles las áreas de descanso en Arapiles y La Maya, pero no hay estaciones de servicio que no obliguen a salirse de la autovía.

 

En total, 175 kilómetros de la A-50 y la A-66 carecen de estaciones de servicio en el propio trazado y obligan a tomar las salidas hacia localidades que sí tienen gasolineras. No es la situación de la A-62, que tiene varias en funcionamiento y alguna más en previsión.