Junta y Patrimonio coordinarán los recursos de Siega Verde y Foz Côa

Objetivo. Se trata de un tipo de gestión novedosa en la que los consistorios tendrán un papel fundamental al crear centros de iniciativas turísticas para atraer la llegada de visitantes y promocionar la zona
Mondrián

Si hace unos días el Consejo de Europa reconocía el valor patrimonial de las ruinas de Siega Verde como parte integrante de la candidatura Caminos de Arte Rupestre Prehistórico otorgándole el galardón de Itinerario Cultural de Europa, ahora es turno para que España y Portugal den un nuevo paso en pro de la ansiada denominación del yacimiento como Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la Unesco.

Para ello, a sugerencia de este organismo, se ha constituido un nuevo órgano de gestión Siega Verde-Foz Côa, para la acción conjunta en los yacimientos arqueológicos del Vale do Côa, en Portugal (que ya goza del galardón de la Unesco), y de Siega Verde, en Salamanca, con el objetivo adicional de coordinar el futuro Parque Cultural Transnacional Siega Verde-Foz Côa.

Para avanzar en estos proyectos, el director general de Patrimonio Cultural de la Junta, Enrique Sáiz, y el nuevo director del Instituto de Gestao do Património Arquitectónico e Arqueológico de Portugal (Igespar), Gonçalo Couceiro, mantuvieron un encuentro en el aula arqueológica de Siega Verde. Por parte española, Enrique Sáiz manifestó que se trata de un modelo de gestión novedosa al haber dos países implicados, pero pese a ello, se conservan las competencias individuales de cada uno, manteniendo sus propios mecanismos de actuación.

Para el director general de Patrimonio Cultural esto permitirá cooperar en varios proyectos de investigación y en campañas de difusión: desde la Junta e Igespar se quiere vender el patrimonio arqueológico de ambos lados de la frontera como un gran parque único.

En este proyecto conjunto juegan un papel fundamental los ayuntamientos de las zonas donde se localizan estos restos prehistóricos. En la visita de ayer al aula arqueológica de Siega Verde estuvieron presentes los alcaldes de Villar de la Yegua, Villar de Argañán y Castillejo de Martín Viejo, los cuales contarán con representación en el nuevo órgano de gestión –que se reunirá de forma periódica–, bien de forma individual, o de forma conjunta.

Desde la Junta de Castilla y León se considera imprescindible que los ayuntamientos cercanos participen del proyecto. Para Enrique Sáiz, “la única forma de hacer una buena gestión es contar con los agentes del territorio, los que están día a día en el lugar”. Por ello, los ayuntamientos deberán intentar realizar exposiciones o crear centros de iniciativas turísticas para atraer la llegada de visitantes y promocionar la zona.

Por su parte, el director de Igespar, Gonçalo Couceiro, resaltó la utilidad de esta cooperación transfronteriza para poner en valor “el conjunto más importante de Europa de restos al aire libre”. Y añadió que el trabajo en equipo es clave en el impulso de la candidatura para Patrimonio de la Humanidad. Mientras que el trabajo de los ayuntamientos es más cercano, el papel del resto de administraciones implicadas tiene un carácter más institucional, impulsando la candidatura.

En relación a los trabajos actuales en Siega Verde, una vez completada la tarea de investigación, se centran en estudiar cómo conservar las piezas de la mejor forma posible, y cómo reproducirlas en soportes digitales de una forma fidedigna. En general, los restos están en un buen estado de conservación, aunque varía en función de la orientación de las placas. En la actualidad, también se están realizando obras de mejora en el aula arqueológica, para aumentar su espacio expositivo.