Junta y Ayuntamiento apuestan por el consenso para abordar el futuro del Archivo

La consejera de Cultura ha anunciado que estudiarán la posibilidad de pedir la devolución de legajos

Satisfacción. Esa es la sensación que ha dejado en el Ayuntamiento de Salamanca la suspensión de la reunión del patronato del Centro de la Memoria Histórica que iba a reunirse esta tarde en Madrid para dar luz verde a la salida del Archivo de 300 cajas con 4.000 documentos. En este sentido, el alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco, ha querido resaltar la posición, tanto del Ayuntamiento como de la Junta de Castilla y León, contraria a la salida de fondos de este centro.

Así, Mañueco ha destacado que las dos administraciones se muestran "permanentemente vigilantes de que no se produzcan nuevos ataques al patrimonio de los españoles" y ha pedido consenso para abordar el futuro del archivo y "superar la situación de enfrentamiento que ha generado el gobierno del PSOE".

En este mismo sentido se ha expresado la consejera de Cultura de la Junta de Castilla y León, Alicia García, quien ha mostrado su satisfacción porque "se ha conseguido paralizar esta hemorragia que iba a provocar el gobierno" en una reunión del patronato "inapropiada por tratarse de un gobierno en funciones". Además, Alicia García ha explicado que las dos administraciones realizarán "todo lo posible para evitar nuevas salidas y para que las que se hagan sean por consenso", aunque habrá que esperar a la constitución del nuevo patronato.

Asimismo, la consejera ha explicado que el siguiente paso es "hacer un análisis exahustivo de la documentación que se ha digitalizado y la que se ha enviado a Cataluña para estudiar la posibilidad de pedir la devolución de los legajos". No obstante, afirma que habrá que esperar a la resolución del Tribunal Constitucional.

La suspensión de esta reunión se ha producido esta mañana después de que tanto Junta como Ayuntamiento la solicitaran y pidieran al PP que actuara en este sentido por la falta de "legitimidad democrática". "Esta reunión no tenía ni lógica ni sentido, estas decisiones las debe adoptar un nuevo patronato", que se formará con el nuevo gobierno, ha explicado Mañueco.

Ante el futuro del Archivo, el alcalde ha pedido el consenso entre todas las administraciones y agentes implicados. "Estamos en contra de la disgregación y de la ley, que está recurrida en el Tribunal Constitucional, pero hasta que este no se pronuncie exigimos rigor para que la salida de documentos se haga conforme a la ley", ha explicado el primer edil, quien ha añadido que "las medidas que se tomen se hagan sobre la base del consenso y no de la imposición, queremos recuperar la base de la transición y del consenso entre los españoles".

Desde 2006, año en el que salieron los primeros papeles, han salido del Archivo más de 2.000 cajas con diversa documentación con destino a Cataluña. "Lamentamos que haya salido tanto y en procedimientos donde hay muchas dudas de que se haya hecho con rigor y de acuerdo a la ley; se han sacado documentos de partidos que se mostraban contrarios a la disgregación del Archivo", ha explicado Mañueco.

Tanto la Junta de Castilla y León como el Ayuntamiento de Salamanca habían solicitado al Ministerio de Cultura que diera marcha atrás en esta reunión y que evitara este envío, el séptimo desde que salieran las primeras cajas en 2006. Dentro del material que se iba a enviar a Cataluña se encontraban medallas, banderas, alfileres y numerosa documentación del Ejército de la República.