Juan Vicente Herrera, con el sillón a cuestas