José María Casas, expresidente de la Gestora de la Cámara,  ocultó que el Vivero de Empresas de Ciudad Rodrigo está cerrado desde hace meses
Cyl dots mini

José María Casas, expresidente de la Gestora de la Cámara,  ocultó que el Vivero de Empresas de Ciudad Rodrigo está cerrado desde hace meses

Imagen de las olvidadas instalaciones del Vivero de empresas Iris de Ciudad Rodrigo

Esta situación podría originar que la Cámara tenga que devolver a Europa más de 300.000 euros por los fondos europeos que recibió, ya que la única contraprestación al recibirlos era la de mantener abierto el centro durante 15 años.

El presidente de la Gestora de la Cámara de Comercio, José María Casas, relevado de su cargo la semana pasada con la llegada de una nueva ejecutiva, ocultó tanto al resto de ese órgano como al Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, que el Vivero de Empresas 'Iris' de Ciudad Rodrigo lleva sin actividad y sin ninguna empresa en sus instalaciones varios meses.

 

Esta situación podría originar que la Cámara tenga que devolver a Europa más de 300.000 euros por los fondos europeos que recibió, ya que la única contraprestación al recibirlos era la de mantener abierto el Vivero de Empresas durante 15 años. A este importe se le podría sumar una importante sanción en forma de intereses.


Para evitar que se conociera esta situación José María Casas evitó modificar la página web de la Cámara, falseando la realidad del Vivero de Empresas de Ciudad Rodrigo, manteniendo vigente la información de que la Oficina 1 está ocupada por una empresa llamada Espo-tools dedicada a la venta de maquinaria y herramientas para el sector del automóvil. Aún hoy figura así en la web oficial de la Cámara.


La realidad era bien distinta: el Vivero de Empresas de Ciudad Rodrigo lleva cerrado desde hace tres meses, al menos, desde que se marchara la citada empresa, de la que se desconoce si se ha reubicado en otro lugar o si ha cesado su actividad. Ninguno de sus 20 despachos o las dos naves de 100 metros cuadrados son utilizados por empresas o emprendedores, a pesar de lo mínimo de sus precios (100 €/mes oficinas y 150 €/mes naves).  

 

No consta  tampoco que el presidente de la Gestora de la Cámara de Comercio haya hecho durante su mandato nada para dar a conocer los espacios y no ha comunicado la situación al FEDER, ni al Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, tampoco a AFECIR, a pesar de tener un acuerdo de colaboración con los empresarios de Miróbriga desde marzo de 2.014, en el que acordaron impulsarlo para intentar convertirlo en un centro de dinamización internacional de empresas y emprendedores, aprovechando la fortaleza de la organización empresarial a la que el funcionario de Palencia también ha menospreciado. De hecho, según ha podido constatar TRIBUNA de fuentes del equipo de Gobierno mirobrigense, conocieron por terceros la marcha de esa última empresa hace meses y no han tenido ningún contacto con la gestora anterior para recibir información al respecto. Del mismo modo, tampoco han sido contactados por la nueva Ejecutiva de la Cámara, presidida por Benjamín Crespo, con la que esperan que se interese por poner una solución a este problema.

Imagen de archivo de una visita institucional de la DIputación al Vivero Iris en 2014

 

 

Las consecuencias de este cierre pueden ser irreversibles para la Cámara de Comercio de Salamanca: a la devolución de los 300.000 euros de Fondos Europeos que recibió para su construcción, se le podría sumar que el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo podría recuperar fácilmente la propiedad del Vivero, cuyo suelo cedió para el proyecto (edificio en el que se hizo una inversión de 700.000 euros), resolviendo el contrato de cesión del terreno por el que la Cámara se comprometió en el 2.007 a construirlo y a mantener el uso, cumpliendo los fines del Vivero de Empresas, durante 15 años.


Para ello bastaría que el consistorio enviara a un notario que levantara un acta de constancia de hechos para volver a inscribir en el Registro de la Propiedad el Vivero de Ciudad Rodrigo a favor del Ayuntamiento. Según fuentes jurídicas consultadas, si el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo no ejerciera su derecho de resolución, cualquier vecino podría llegar a solicitarlo, ejercitando la acción vecinal sustitutoria, al objeto de recuperar el patrimonio público.