José Manuel Hernández y Marta Rodríguez ganan la prueba competitiva de 5.000 pasos

Carrera popular de los 1.000 pasos (5.000 pasos)
Ver album

La décima edición de la Popular de los 5.000 pasos, disputada sobre una distancia de seis kilómetros, ha deparado la victoria de José Manuel Hernández en categoría masculina mientras que en féminas se ha impuesteo Marta Rodríguez.

Más de un millar de corredores han tomado la salida en la calle María Auxiliadora, frente a El Corte Inglés, para cumplir con los 5.000 pasos -seis kilómetros-, de la prueba competitiva de la carrera de los 1.000 pasos que este año ha cumplido su décima edición  manteniendo el espíritu de fomentar la inclusión social a través del deporte.

 

Tras el pistoletazo de salida la prueba ha continuado por calle Toro, Plaza del Liceo, Plaza Mayor, Plaza del Poeta Iglesias, San Pablo, Puerta de San Pablo, Ribera del Puente, Paseo San Gregorio, calle La Palma, Cuesta de Oviedo, Balmes, Plaza de la Merced, Veracruz, Libreros, Plaza de San Isidro, Compañía, Plaza de Monterrey, Prior, Plaza Mayor, Zamora, Puerta Zamora, Avenida de Mirat, calle María Auxiliadora para acabar en la meta en Alonso de Ojeda.

 

 

El primero en cruzarla ha sido el atleta de Persianas Macotera José Manuel Hernández, seguido por Diego Alberto Cuesta y Francisco Cívicos.

 

En féminas, triunfo para Marta Rodríguez a la que han seguido de cerca Sara Izquierdo y Rosa Cuadrado.

 

 

Un año más la Fundación AVIVA, desde su proyecto inclusivo, pretende hacer visible el mundo de los niños, jóvenes y adultos que trabajan cada día por llevar una vida lo más normalizada posible contribuyendo a ello la actividad física y el deporte como motor de vida.

Comentarios

Pepe el de la Prospe 28/10/2019 08:40 #2
Se puede hacer perfectamente un circuito permanente en la Aldehuela, pero eso sí habría que idearlo y no hay neuronas para ello. ¡ Menuda pinta de deportista tiene el Sr concejal de deportes!
Con respeto 27/10/2019 12:07 #1
Después de casi 20 horas de guardia llego a mi casa para por fin poder dormir y me encuentro con que no puedo aparcar en toda la manzana, después de varias vueltas lo consigo, entro en casa, me meto en la cama y una hora después, antes de las nueve y media, tengo que aguantar a toda pastilla un altavoz casi bajo mi ventana con música a todo trapo. ¿Yo no tengo derecho a descansar acaso?, ¿es necesario traer estas carreras donde vivimos gente que también tenemos vida? No me meto con organizar estas cosas, pero ¿no hay sitio mejor que nos permita convivir a todos? Por cierto, a esta hora sigue el altavoz dando tralla y yo, como pueden imaginar, sin descansar.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: