José Luis de las Heras, director de Ediciones USAL: "El dinero que se invierte en I+D+I no es malgastado, es de futuro"

Ediciones Universidad de Salamanca es la primera editorial universitaria española y una de las más antiguas del mundo.

José Luis de las Heras, director de Ediciones USAL (Fotos: Arai Santana)

Con un fondo muy importante y un volumen de 1.600 libros a la venta, Ediciones Universidad de Salamanca es la primera editorial universitaria española y una de las más antiguas del mundo, que publicó su primer libro en 1486 gracias a la iniciativa de Nebrija. Desde entonces la editorial ha realizado un trabajo incansable para acercar el conocimiento científico a la sociedad. Hoy dispone de un extenso catálogo de publicaciones que abarca todas las áreas del saber.

 

Su director, José Luis de las Heras, nos descubre los entresijos de la edición de libros universitarios.

 

¿Cómo es dirigir una editorial universitaria en una Universidad como la de Salamanca?

Es de las mejores cosas que le pueden pasar a uno en la vida. Es trabajar a disposición de los demás para dar conocimiento, ser intermediarios entre lo que escriben los científicos y lo que desea recibir la comunidad científica y en una editorial como esta, que es la más antigua de España, nació en 1492 en una universidad como la de Salamanca es un privilegio, una de esas casualidades que te da la vida.

 

¿En qué momento se encuentra la difusión de la investigación en la Universidad de Salamanca?

Tenemos que admitir que el siglo XXI es el siglo de los cambios, las tecnologías impactan la vida, nos resuelven muchos problemas, brindan oportunidades pero nos cambian la vida cotidiana, la forma de escribir, la forma de publicar y la forma de difundir. Esto significa que hay que introducir cambios y en estos momentos estamos en una transición entre el mundo impreso y el mundo digital y tenemos por delante el reto de la internacionalización, que nos viene dado por la globalización. Y este es el reto y el compromiso que tiene la Universidad de Salamanca, proyectarse al mundo desde esta pequeña ciudad con tradición universitaria. Creo que hacemos las cosas bien y que se puede seguir mejorando porque el mundo es cada vez más competitivo, no basta con decir que somos buenos, tenemos que mejorar cada día porque todos los demás también lo hacen. Y en esa transición del mundo impreso al mundo digital es en la que nos tenemos que desenvolver.

 

¿Cómo está siendo esta transición?

En esta transición lo que hay son oportunidades y tenemos que aprovechar para cada libro lo que sea mejor. Las posibilidades que tenga el libro, que es lo que esperan los lectores y tenemos también la posibilidad de ofrecer a cada lector el sistema que quiera, es decir, le damos al lector la oportunidad de elegir y no somos los editores los que escogemos. De hecho, la mayor parte de nuestros títulos los publicamos en versión impresa porque todavía hay lectores que lo esperan, y ofrecemos las versiones digitales en cada plataforma con su propio sistema. Estamos en Google Play, Amazon, Casa del Libro, etc. Objetivamente, lo que está ocurriendo es que hay clientes de cada una de esas plataforma y no podemos casarnos con una, tenemos que estar en todas. Se puede pensar que la edición digital es barata pero tampoco es gratis porque hay mucho trabajo detrás de cada publicación, hay que prepararla, hay que meter los metadatos para que te encuentren en un mundo que es muy competitivo y hay que procurar que te encuentren. Cada vez necesitamos servidores más grandes, más anchos de banda, técnicos, cambios de software, es decir, dinero. Y ese es uno de los talones de Aquiles que tenemos las editoriales universitarias porque está claro que las cosas cuestan dinero pero no está claro quién va a pagar porque los lectores están acostumbrados a no pagar. Tradicionalmente quien pagaba era el que adquiría el producto pero ahora hay determinadas circunstancias que nos obligan a cambiar como la Ley de la Ciencia que dice que la investigación que ha sido financiada con dinero público hay que ponerla en acceso abierto para contribuir al conocimiento general; y por otra parte está que los lectores encuentran mucha información gratis en internet y aquella otra de las editoriales lo que pasa es que se quedan atrás y se quedan sin público, que es lo peor que nos puede pasar a una institución. Ahora quedan pocas opciones, que lo paguen las instituciones o en algunas ramas del conocimiento son los propios autores los que están pagando. 

 

¿Qué retos y proyectos de futuro tiene Ediciones Universidad de Salamanca?

Nuestro ámbito natural de proyectarnos tendría que ser América Latina, no desechamos ninguna parte del globo, pero en una editorial en la que la mayor parte de nuestros títulos están en castellano lo normal es que su difusión sea América Latina. Con los libros impresos es muy difícil llegar porque no tenemos distribuidores salvo en México y los costos de transporte valen más que el libro, la única forma de llegar es en el mundo digital. Existe un gran proyecto de UNE, Unión de Editoriales universitaras españolas con 70 socios de apertura bastante inminente que consiste en que todas las editoriales universitarias vamos a servir a las bibliotecas universitarias españolas todos nuestros títulos digitales para todos los estudiantes de cualquier universidad española. Esa misma plataforma se va a ofrecer a las universidades de todo el mundo, de tal forma que por el pago de una suscripción estarán disponibles entre 12.000 y 15.000 títulos digitales de los 265.000 títulos a la venta de las 70 universidades. Esto quiere decir que podemos ofrecer un fondo importante por el que merece la pena pagar esa suscripción anual. No se trata de conseguir rentabilidad económica sino de proyectar la ciencia española más allá de nuestras fronteras.

 

En la Universidad se hace mucha ciencia y se hace muy bien

Yo creo que sí. Con los medios que tenemos sabemos aprovechar mucho, de hecho, la estadística es que incluso en los peores años de la crisis, con los recortes, hemos conseguido mejorar internacionalmente. Esto quiere decir que tenemos una base sobre la que actuar que merece la pena y que es rentable, que el dinero que se invierte en I+D+I no es malgastado, es dinero de futuro. En la actualidad, cualquier país que no alcance un cierto desarrollo tecnológico no le va a ir muy bien. 

 

¿Quién puede publicar en Ediciones USAL?

Cualquier persona que ofrezca un libro de calidad. No necesariamente tiene que ser de la Universidad de Salamanca. Todavía una gran parte de nuestros autores son de la USAL pero tenemos un 25% de autores de fuera, aunque nuestra idea es seguir aumentando esa cifra porque cuando nos evalúan es un indicio de que no hay endogamia, porque no es la única universidad donde hay buenos investigadores. Hay que publicar aquello que merezca ser publicado.

 

¿Cuál es el sistema de trabajo de la editorial?

Tenemos un servidor nuevo en el que se reciben los originales y se gestionan a partir de ahí con un sistema absolutamente transparente y que es capaz de mostrar los registros de los procesos que ha seguido el libro. El autor manda el libro, se buscan especialistas de la materia y se manda evaluar por el sistema de doble ciego, es decir, dos especialistas tienen que decir qué virtudes y qué defectos tiene el libro. Pueden decir que el libro no tiene nivel, que es publicable pero que sea necesario pulir ciertas cosas o tener en cuenta otros trabajos relacionados con la materia, distintas propuestas de mejora, o que sea evaluado favorablemente por los dos especialistas. Si los dos dan el visto bueno a la publicación tiene que pasar por la comisión de publicaciones, que lo normal es que si tiene los avales y que no requiera fondos extraordinarios se decide publicar. Además, a veces conseguimos patrocinios de instituciones o empresas para libros concretos.

 

Ediciones USAL tiene varias colecciones que, además, han sido premiadas

Tenemos 43 colecciones. La editorial se relanzó a partir de los años 50 y desde entonces se han ido creando colecciones de diferentes temáticas. De estas 43 tenemos cuatro con sello de calidad, estamos entre las editoriales que más sellos tienen y no hay ninguna editorial universitaria que tenga más sellos de calidad que nosotros. No obstante, tenemos que seguir mejorando, no nos podemos quedar con la idea de que estamos entre los mejores porque todo el mundo mejora y tenemos que seguir haciéndolo. En este sentido, vamos a poner en acceso abierto todas las tesis que tenemos publicadas porque, en definitiva, para nosotros lo más importante no es vender sino difundir el conocimiento, que nuestros libros y publicaciones sean citados, de ahí la importancia de publicar cada vez más en abierto o en versiones digitales y accesibles a los lectores. Este rectorado tiene el reto de aumentar el número de estudiantes y nosotros como editorial tenemos que poner a disposición de esos estudiantes los mejores materiales de aprendizaje que podamos.

 

 

¿Quiénes son los lectores de los libros de Ediciones USAL?

Nuestro público objetivo son los estudiantes, profesores. La mayoría de nuestros títulos son materiales de investigación, por lo que son útiles para otros investigadores, por eso son tiradas limitadas. El que una obra esté publicada en una editorial universitaria en principio es un indicio de calidad porque ha pasado unos filtros y ese es el mayor papel que tienen las editoriales universitarias porque ahora puede publicar cualquiera, por eso es muy importante fijarnos en lo que publicamos porque estamos jugando con nuestro prestigio. Publicamos todo lo que podemos pero todo aquello que responda a unos estándares de calidad.

 

Ediciones USAL tiene publicaciones de todas las áreas del conocimiento, pero ¿hay alguna que destaque especialmente?

Esta es una universidad muy literaria con un perfil humanístico muy marcado y eso se nota en la editorial. La mayor parte de nuestros títulos son de áreas sociales, jurídicas o humanísticas. Tenemos también publicaciones de ciencia o medicina pero en estos casos la tendencia que se ha impuesto en los últimos años es publicar artículos en revistas. Pero vivimos en un mundo científico y tecnológico y no podemos quedarnos en que esta es la editorial de las humanidades.

 

¿Cuál es 'la niña bonita' de la editorial, alguna obra o autor destacado?

Seguro que cada una de las personas que trabajan en la editorial dirían algo distinto y sobre nuestros gustos, pero citaría dos cosas. Por un lado las publicaciones del premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, que es muy peculiar porque somos una editorial científica que publica poesía y donde tenemos publicados a los mejores poetas iberoamericanos de los últimos años. Por otra parte, también destacaría la figura de Unamuno y tenemos una colección dedicada a Unamuno, un personaje muy singular y muy querido que tiene un público que sigue todo lo que se publica ahí.

 

¿Qué proyectos habéis tenido entre manos últimamente?

Últimamente hemos trabajado en un manual de derecho constitucional con perspectiva de género y un glosario de términos gramaticales de la Real Academia Española, que es una publicación oficial de la RAE y estamos muy contentos de que hayan venido a la USAL para realizar esta publicación. Es un libro que va a ser referencia en la materia durante mucho tiempo.

 

Ediciones USAL ha recibido varios premios, ¿de dónde vienen esos reconocimientos?

Son premios que concede la Unión de Editoriales Universitarias Españolas, que todos los años da premios en diferentes categorías y a lo largo de nuestra historia hemos conseguido ya bastantes galardones y tenemos que seguir consiguiendo.

 

¿A dónde puede llegar Ediciones USAL?

Los premios son muy importantes y nos satisfacen pero lo que más nos importa es conseguir la satisfacción de los lectores. Si consigues eso los premios te van a venir por añadidura.