Jesuitinas continúa apostando por la educación integral de la persona

La creación de la 'Fundación Educativa Jesuitinas' acaba de ser aprobada por la CEE y está previsto que en ella se integren los 21 colegios de España (4 de ellos en Castilla y León) a partir del próximo curso 2018-19.

COLEGIO JESUITINAS

SALAMANCA

 

El colegio Sagrado Corazón, fundado en el año 1919, es un centro concertado con 800 alumnos/as.

Oferta los niveles educativos de Infantil (a partir de 1 año), Primaria y Secundaria.

Cuenta con Sección Bilingüe (Inglés) en toda la etapa de Primaria y desde el curso 2016-17 en Secundaria.

La Congregación de las Hijas de Jesús (Jesuitinas) acaba de hacer pública la aprobación por la Conferencia Episcopal Española de la Fundación Educativa Jesuitinas. En ella está previsto que se integren sus colegios de España a partir del próximo curso 2018-19.

 

La Fundación Educativa Jesuitinas es una entidad sin ánimo de lucro. Su finalidad, tal y como recogen sus estatutos, es la educación integral de la infancia y la juventud, con una identidad religiosa católica y siguiendo el carisma de Santa Cándida María de Jesús, fundadora de la Congregación.  Como lo han sido desde 1871, los colegios de Jesuitinas pretenden continuar siendo una clara alternativa de escuela en valores cristianos, generadora de procesos de crecimiento. Mantendrán el clima en el que se dan unas relaciones que ayudan a las personas a abrirse al mundo, a ser más fraternas y solidarias con sus semejantes, a servir y amar a todos, especialmente a los más necesitados y a ser miembros activos en la sociedad y en la Iglesia.

 

jesuitinas

La creación de la Fundación Educativa Jesuitinas quiere ser un paso significativo para dar continuidad a la intuición educativa de la Madre Cándida, fundadora de la Congregación, y una respuesta al desafío de crecer junto a los laicos en la misión y visión compartidas.

 

La nueva titularidad de las obras educativas no implica ningún cambio en lo que respecta a las comunidades de las Hijas de Jesús, que continuarán presentes en los colegios y en las múltiples labores apostólicas que vienen desarrollando allí donde están. Tampoco afectará al Carácter Propio, que seguirá siendo el mismo, ni a los educadores ni dinámica de los centros.