Javi Carpio: "En el derbi no hay favoritos, porque es un partido que se juega más con el corazón que con la cabeza"

A pesar de las circunstancias extradeportivas que envuelven el partido del domingo, todavía queda la esencia del fútbol en las botas y el corazón de jugadores como Javi Carpio, ¿hay algo más importante?

Javi Carpio, jugador del Salamanca CF UDS (Foto: Arai Santana)

Con la paciencia de Salamanca, pero con el desparpajo de Cádiz. La competitividad de cualquier jugador, pero con la calma de un entrenador. Javi Carpio vive el derbi como algo especial, único y para disfrutar. Hace autocrítica y tiene esperanza en el futuro. 

 

"Creo que para un salmantino es un partido más especial que para el resto, creo que el derbi no lo vivimos igual Amaro o yo, que a lo mejor otro jugador que es de fuera. Al final juegas un partido en tu ciudad, donde te has criado y te has formado como jugador. Es algo especial y único que si hace años me dices que va a ocurrir no me lo hubiera creido. Hoy en día la situación es así, pero lo esperamos con muchas ganas, por supuesto", comienza el jugador salmantino.

 

Hay situaciones contrapuestas, jugadores que empezásteis en el mismo equipo con un objetivo común, pero que al final estáis en dos equipos totalmente diferentes. "Al final cada uno va a defender lo suyo. En el caso de José Ángel, que yo jugué con su hermano, él cogió el camino de Unionistas y yo el del Salamanca. Por supuesto, le tengo el mismo respeto que a cualquiera, pero en el campo no hay amigos. En el fútbol al final tienes que buscar tu camino, unas veces acertarás y otras no, aunque hayamos empezado en el mismo sitio y las circunstancias actuales de cada uno sean diferentes, ahora nos hemos vuelto a juntar y es lo bonito del fútbol. Para mí es un honor enfrentarme a él, porque es un futbolista de primer nivel y porque nunca lo he hecho antes". 

 

¿Hay favoritos en un partido así? "En un derbi no hay favoritos. Al final, son partidos que se juegan más con el corazón que con la cabeza y en cambio hay pequeños tramos que piensas más con la cabeza. En un derbi puede pasar cualquier cosa. Es un partido diferente, parten con una ligera ventaja, porque están ante su público y quieren salir de la zona baja de la clasificación, pero delante nos van a tener a nosotros. Sabemos lo que tenemos que hacer, las armas que tenemos que utilizar y se lo pondremos difícil. No nos han ganado ningún derbi y espero que siga siendo así".

 

"En los peores momentos el equipo se ha unido, se ha hecho más fuerte y ha salido al campo a darlo todo"

 

Por las circunstancias que rodean al club y el desarrollo de la temporada, ¿hay veces que habéis tenido que olvidar la cabeza y jugar solo con el corazón? "Creo que sí. No es típico lo que ha ocurrido este año. El hecho de haber cambiado tanto de entrenador, crea un poco de inestabilidad en el grupo, pero a raíz de eso el equipo en vez de ir a peor se ha hecho más fuerte. Hemos creado una piña, vamos todos a una y se ha demostrado que cuando hemos pasado malos momentos en cuanto a aspectos extradeportivos, el equipo se ha hecho fuerte y ha salido al campo a darlo todo", reflexiona el salmantino.

 

Las primeras consecuencias del derbi han llegado en la venta de las entradas. "Seguro que hay aficionados que van a ir al campo y nosotros le estaremos eternamente agradecidos, porque les necesitamos. En los momentos difíciles de partido, que los va a haber, vamos a querer el aliento de la afición. Además, si ganamos este partido va a ser un plus tanto para la afición como para nosotros. Necesitamos una victoria para cerrar un bache en el que hemos entrado y empezar a ver las cosas de otra manera", considera.

 

La destitución de Larrazabal, ¿cómo afecta al equipo? "Al final Rafa ha vuelto a coger el equipo y con él llevamos desde el 7 de julio, siempre ha estado ahí, tanto de entrenador interino como cuando no lo ha estado. Siempre ha estado al lado del grupo, nos conoce y nosotros a él, sabemos lo que quiere y eso es un punto a favor en este caso". 

 

¿Habrá un entrenador nuevo? "Eso es algo que no nos compete a los jugadores, nosotros estamos para trabajar, para el dar el máximo en cada partido como profesionales y los culpables o no de la situación somos nostros. Si viene alguien nuevo va a ser bienvenido y si finalmente se queda Rafa hasta el final de temporada lo mismo o mejor, es una persona que trabaja para el club y nosotros tenemos una muy buena relación con él", afirma Carpio. 

 

"Nosotros como jugadores también tenemos que hacer autocrítica, porque aunque él se vaya, no es el único culpable"

 

Señalas que al final son los jugadores los culpables de la situación, pero el deporte apunta siempre al entrenador. "Al final hay una cabeza visible que asume la responsabilidad, como ocurre en todos los deportes cuando hay malos resultados. Eso sí, nosotros como jugadores también tenemos que hacer autocrítica, porque aunque él se vaya, no es el único culpable. En un barco todos remamos y si hay alguien que no rema, nunca vamos a avanzar. Tanto si se pierde como si se gana, somos todos", sentencia el defensa del Salamanca. 

 

Como entrenador a punto de sacarse el último nivel y al mismo tiempo jugador, ¿te pones en su situación? "Realmente es muy difícil ser entrenador, tienes que manejar una plantilla de 25 jugadores, en la que no vas a tener a todos contentos porque solo juegan 11, algunos estarán menos contentos en el banquillo y otros todavía menos en la grada. Es una de las partes más difíciles del fútbol, fundamentalmente porque te juzgan por los resultados. Como club entiendo que si entras en una dinámica negativa, lo que quieres es salir de ahí. Cuando deje el fútbol, me encantaría seguir entrenando, porque es algo que amo. No se cómo seré de entrenador, pero sí sabré por dónde debo ir. Un entrenador debe haber sido jugador para saber gestionar el vestuario y yo he aprendido de todos los que han pasado por mi carrera". 

 

¿Cuál es tu papel como capitán en estos momentos? "Al final las derrotas te afectan igual seas capitán o no. Sí que es verdad que tienes una responsabilidad mayor y eres la cabeza visible del equipo. Tienes que hacer frente a problemas que otros no y lo mides todo de otra manera. Dar la cara con el Presidente o con la afición, pero a mí me gusta y no tengo reparo, porque soy una persona que no esconde nada y confío en mis compañeros". 

 

"Creo que ha faltado un poco más de compensación en la plantilla"

 

¿Qué falta al Salamanca para que todas las piezas acaben de encajar? "Nosotros estamos donde estamos por méritos propios y simplemente hemos entrado en una dinámica mala. ¿Qué que nos falta? La verdad, es que hemos tenido muchos problemas de lesiones, de no completar el equipo...echando mano del filial, que no quiero desmerecer, porque lo dan todo y ya son unos más de la plantilla, pero creo que ha faltado un poco más de compensación en la plantilla. Eso sí, esto es fútbol y aunque tengas 200 jugadores de primer nivel, no te aseguran que vayas a estar arriba. Nosotros ahora estamos viendo la cruz de la moneda, pero los baches pasan y acabaremos viendo la cara". 

 

¿El domingo? "Ojalá".