Javi Barrio: "Tenía claro que Chema Aragón quería echarme en diciembre"

Javi Barrio, el día de su presentación con el CD Guijuelo (Foto: Chema Díez)

El ex jugador del CD Guijuelo ha hecho estas declaraciones en La Voz de Galicia, afirmando además que Rubén de la Barrera "seguía confiando en mí, estaba conmigo".

El 'caso Javi Barrio' se cerró en el CD Guijuelo de la peor manera posible. Ésta no fue otra que la salida del jugador por la puerta de atrás, de malas maneras y sin explicaciones previas, responsabilidad del director deportivo, Chema Aragón quien, a día de hoy, aún no ha dado las explicaciones pertinentes.

 

Es más, el club esperó al último día del año 2015 para despedir a un jugador en el que había confiado pese a tener una lesión de gravedad, o lo que es lo mismo, le dejó 'tirado' cuando las cosas venían mal dadas.

 

CHEMA ARAGÓN LE DEJÓ 'TIRADO'

 

Así se encargó además de recordárselo el propio jugador a la dirección deportiva del club con una carta de despedida publicada en su cuenta de Twitter. "Un gran club que me deja tirado en plena recuperación de mi rodilla", rezaba uno de sus múltiples mensajes.

 

Ahora, casi seis meses después de su salida del CD Guijuelo, el jugador ha recuperado la sonrisa en el Boiro gallego, cuando algunos ya le habían colgado el cartel de exfutbolista. En una entrevista concedida hace unos días al periódico La Voz de Galicia, el jugador repasa lo que han sido estos meses y todo lo ocurrido en Guijuelo, lanzando un dardo hacia el culpable de esta situación: el director deportivo, Chema Aragón.

 

Ésta es la referencia sobre el CD Guijuelo publicada en La Voz de Galicia. Más claro... pues eso.

 

Era verano de 2015 cuando recibió la llamada del técnico del Guijuelo, Rubén de la Barrera, contaba con él, no le importaba la lesión: "Me convenció, sabía el tema de la rodilla, que todavía me estaba recuperando, pero me aseguró que no le importaba. Yo estaba muy ilusionado".

 

PATADA POR DETRÁS

 

Cuando estaba a punto de recibir el alta médica, la rodilla volvió a darle problemas: "En noviembre tuve que volver a entrar en quirófano. Me tuvieron que extraer la grapa, me rozaba con la rótula y me causaba muchísimo dolor".

 

El riojano comenzó a perder el apoyo de los primeros meses: "El entrenador (Rubén de la Barrera) estaba conmigo, seguía confiando en mí, pero tenía claro que el director deportivo (Chema Aragón) quería echarme en diciembre". La carta de despido le llegó el día de fin de año, mientras viajaba hacia Logroño para comer las uvas con su familia, relató en la entrevista a La Voz de Galicia.