Izquierda Unida: "Un operario se ha visto obligado a echar sal a mano en la calzada, con el riesgo que conlleva"

Izquierda Unida Bejar lamenta que las empresas están poniendo en riesgo la salud de sus empleados o incluso su propia vida porque se ha puesto sal en la calzada con las manos en lugar de realizarse mediante difusores instalados en máquinas quitanieves u otros vehículos.

En el año 2013 la Diputación de Salamanca adjudió por 17.235.240 euros la conservación de los más de 2.200 kilómetros de carreteras provinciales con los que cuenta Salamanca a las empresas PAS y Gecocsa. "Desde entonces la situación de los viales están notablemente más deteriorada. Esto seguramente ha supuesto un aumento de la siniestralidad, así como un mayor coste de mantenimiento de los vehículos de los ciudadanos, dado el mal estado del firme, piedras en la calzada, zarzas..." ha asegurado Izquierda Unida Béjar en un comunicado.

 

El partido lamenta que las dos empresas están poniendo en riesgo la salud de sus empleados o incluso su propia vida porque se ha puesto sal en la calzada con las manos en lugar de realizarse mediante difusores instalados en máquinas quitanieves u otros vehículos.

 

Izquierda Unida ha asegurado un operario de estas empresas se desplaza en una furgoneta, teniendo que bajar del vehículo en horas de escasa visibilidad, con niebla y en zonas con el firme helado, para repartir a mano la sal por la calzada durante gran cantidad de kilómetros.

 

"No es la primera vez que se observan situaciones similares. El verano pasado pudimos apreciar, en diferentes puntos de la provincia, como los trabajadores cortaban mediante calabozos, y sin ningún tipo de maquinaria mecánica, la maleza de largos tramos de calzada. Una técnica que no solo es dañina para los operarios, sino que también supone un muy bajo rendimiento en el trabajo, pues con una simple desbrozadora se tardarían minutos en realizar un trabajo que con este otro método lleva horas,  además la eficacia del mismo es muy inferior a la de la señalada desbrozadora", ha asegurado Izquida Unida.

 

Estas prácticas de las empresas concesionarias, sumadas a otras muchas denuncias realizadas en estos años, hacen que una vez más, desde Izquierda Unida, pidan a la Diputación que no continúe con las privatizaciones en el mantenimiento de las carreteras provinciales. Así como exigen a las empresas concesionarias que no olviden la seguridad de sus empleados para no tener que lamentar accidentes laborales, fácilmente evitables si se emplean los medios necesarios.

 

Izquierda Unida ha recomendado a las empresas que si quieren ahorrar en costes apuesten por bajarse el sueldo, pero no obliguen a sus trabajadores a desempeñar sus funciones de forma inadecuada e insegura. También le han recordado a la propia Diputación Provincial de Salamanca que es su obligación velar no solamente porque el trabajo para el que subcontrata a estas empresas privadas se haga al menor precio, sino que también tiene que velar por la eficacia del mismo y las condiciones de seguridad y salubridad en las que los trabajadores de estas empresas lo realizan.