Isabel de Ocampo estrenará en Salamanca su última creación: el documental 'Piratas y Libélulas'

Fotografía del equipo de grabación de 'Piratas y Líbelulas' durante la recogida de la segunda mención de honor en el festival Seminici de Valladolid. La realizadora Isabel de Ocampo se encuentra a la izquierda con un vestido rojo.

La realizadora salmantina derriba los muros de la cuarta pared haciendo que la realidad se filtre como rayos de sol dentro de su último documental: 'Piratas y Líbelulas'. Muestra el despertar de un grupo de jovenes de un conflictivo instituto de Sevilla a las artes escénicas.

A raíz de tu último documental relacionado con el mundo de la educación estáis elaborando una guía didáctica y formativa para la enseñanza de artes escénicas. ¿Podrías contarnos un poco en que consiste este proyecto?

 

En realidad no es una nueva manera porque he trabajado con gente que lleva utilizando guías didácticas desde hace mucho tiempo. Lo que pasa es que ahora estamos haciendo una campaña de ‘crowfunding’ y explicando un poco que es eso, una especie de micromecenazgo en la que cualquiera puede colaborar.

 

Entonces de una manera todos forman parte del proyecto. Se trata un poco de ofrecer un material didáctico a los profesores, que encima va acompañado de un documental que vamos a estrenar en Salamanca en noviembre. Es un documental que yo rodé cosechando unas buenas críticas y que aborda el tema de la educación pues pensamos que sería una buena idea hacer una guía didáctica pero como ocurren tiempos difíciles y no teníamos casi dinero para llevarlo a cabo, la financiación gracias a particulares era una buena manera.

 

Yo animo a todo el mundo para que entre y se interese por el proyecto porque no hace falta ser un profesional y en nuestra web aparecen las recompensas que se ofrecen como agradecimiento. Es un proyecto como muy democrático ¿no? Porque si la gente quiere que salga pues sale. Si no, pues no.

 

No contáis con ningún tipo de grandes intermediarios de financiación, ni nada que se le parezca...

 

Somos el equipo y nada más. Es un poco caro lo que queremos hacer al mismo tiempo, lanzar dvd's y editar el libro.

 

"El lenguaje audiovisual nos está modelando  sin que nosotros seamos siempre conscientes de ello"

‘Piratas y Libélulas’ muestra como un grupo de teatro en un instituto de un barrio conflictivo de Sevilla representa una versión actualizada de ‘Romeo y Julieta’. ¿De dónde surge la idea?

 

De un congreso que hubo en Salamanca que organizó la universidad. A mí me invitaron como ponente, y Matilde López venía desde Sevilla para contar el método que ella empleaba para utilizar el teatro con jóvenes.  Y la verdad es que nos conocimos, el teatro me gustaba muchísimo y de joven lo había hecho cuando fui la instituto a Garrido, y me contó en qué consistía el proyecto. Pensé que sería una buena idea grabar como estos chavales montaban la obra de teatro y viajaban para recoger un premio. Imagínate un viaje en el que para muchos de estos chavales era la primera vez que salían del barrio, no ya te digo de Sevilla, sino del propio barrio. Me encantó la idea y decidí grabar un documental de esta historia.

 

Una de las ideas que se desprende de tu trabajo es como el teatro y las artes audiovisuales pueden suponer herramientas para cambiar una realidad social determinada. ¿Estás convencida de ello?

 

Lo tengo tan claro. De hecho el cine nos cambia, no nos damos cuenta pero nos cambia. Nos hace creer que las hamburguesas son comida maravillosa, por ejemplo. Es el mayor logro de los americanos a través de su cine. El lenguaje audiovisual nos está modelando sin que nosotros seamos siempre conscientes de ello. Entonces creo que es fundamental enseñar el lenguaje audiovisual en la escuela porque vivimos en un mundo de imágenes que mucha gente no sabe cómo decodificarlas.

 

Vivimos en un mundo audiovisual donde los más jóvenes están inmersos desde su infancia aunque muchas veces no saben cómo interpretar ese lenguaje.

 

Porque cuando tú has ido al cole y has estudiado Lengua conoces el sujeto, el verbo, el complemento directo. Tú sabes cómo se construye una frase pero a ti nadie te ha enseñado como se construye un plano. Tú no sabes deconstruir ese plano y analizar cada secuencia, la iluminación, el encuadre, el tamaño del plano, el vestuario, la fuga. Tú no sabes combinar esos elementos para conseguir un resultado comunicativo u otro. Eso es a lo que me refiero, el momento en el que no sabes analizar esa imagen que está apareciendo delante de ti. Se tiene más sentido de la inocencia en este campo.

 

El lenguaje se estudia porque nos comunicamos a través de este siendo capaces de una comunicación exacta utilizando las palabras que queremos usar para que no haya malentendidos. Lo mismo sucede con las imágenes y su montaje ya que en muchas ocasiones los propios profesores son códigos que no dominan. Me parece fundamental el lenguaje audiovisual en la escuela.

 

 

Pretendéis que el cine se utilice como una herramienta pedagógica más...

 

La guía didáctica que pretendemos elaborar contiene ejercicios, a diferencia de otras, de análisis audiovisual y de construcción de mensajes audiovisual, por eso es un poco diferente al resto. Cumplirá con la legislación educativa de una manera rigurosa porque Matilde es una experta en el tema y sabe las competencias básicas que debe cumplir. Éste es un material con la misma validez que un libro de texto, de la misma categoría.

 

"La educación no muestra unos valores determinados sino que te muestra diferentes tipos de valores"

 

Recibiendo una repercusión importante en la crítica como la segunda mención de honor en el festival Seminici  o el Segundo Premio Nacional de Innovación Educativa. ¿Esperábais una repercusión semejante u os ha pillado un poco por sorpresa todo?

 

Cuando estrenas un trabajo esperas que tenga una repercusión. En Andalucía sí que está teniendo más apareciendo en un programa de Onda Sur centrado en la educación también en Sevilla. Yo creo que eso es poco a poco.

 

No soy del todo consciente si tiene repercusión o no aunque en este caso estamos bastante contentos de cómo está respondiendo la gente.

 

Uno de los puntos álgidos de la obra es la muerte de uno de los jóvenes en un tiroteo del barrio, algo que desafortunadamente sucedió durante el rodaje, y que afectó profundamente al resto de actores. ¿Cómo conseguiste hilarlo con la historia que estabas contando?

 

Para mí fue bastante ‘shock’ porque me desbarató la historia que yo quería contar. Me marcó y de hecho tuvimos un parón grande porque no sabíamos cómo íbamos a continuar. Por un lado era un hecho muy impactante porque había afectado mucho a los actores del grupo de teatro y que tampoco sabía como encajarlo en la historia.

 

La historia que estaba contando era otra diferente. Así que aquí aprendí una de las grandes lecciones de cómo se hacen documentales pues que la vida se te cuela dentro y tienes que reflejarla. La verdad es que paré digamos la construcción de la obra porque me coincidió con la grabación de ‘Evelyn’ y tuve que replantearme como encajar esto dentro del guion original. La profesora que estaba intentando transmitir un mensaje de paz y ellos lo habían aceptado cuando sucedió esto, y de repente no querían hacer las paces.

 

No querían el final de la obra con las dos familias haciendo las paces porque cuando la violencia te toca de cerca la cosa cambia, por muy bien y educados que estemos.  Si matan a alguien que quieres tu primera reacción es la ira y la cólera. Hay que ver como la educación es fundamental para solucionar conflictos, es muy duro lo que ha pasado pero no se soluciona con la venganza porque sino esto no lleva a ningún lado. El mensaje del documental es ese:  hay que aprender a canalizar los conflictos. En el documental se muestra a un grupo de adolescentes que están aprendiendo a canalizar, contra natura casi, ciertos problemas que tienen.

 

La desigualdad de género parece ser una constante en el resto de tus trabajos como en ‘Evelyn’, donde realizas un crudo retrato de la prostitución o en el cortometraje ‘Miente’ un encuentro inquietante. ¿En este documental se percibe también esta desigualdad entre otras?

 

Bueno, a mí me sale natural ese lado crítico porque es un tema que me preocupa al vivir en una sociedad que la gente se piensa que vivimos en una supuesta igualdad pero la realidad es que no. Los derechos de las mujeres hay que pelearlos, de repente llega un ministro un poco ‘rarito’ y te hace retroceder a la época de Franco. Te ves a ti misma utilizando argumentos que usaban nuestras abuelas. Vivimos en una sociedad en la que no puedes bajar la guardia.

 

En el caso del documental el colectivo gitano, que tiene muchas cosas buenas, tiene un poco mala. Que también es muy tradicional. Entonces sí que es un tema que me importa y que no lo puedo evitar. La educación no muestra unos valores determinados sino que te muestra diferentes tipos de valores. La cultura gitana es una forma de vida pero es que hay otras, todos somos ciudadanos con unos deberes y unas obligaciones y hay que plantearse estos valores.

 

La desigualdad de género sucede un poco en todas las capas de la sociedad es una opinión muy extendida que ocurre solo en familias de clase baja pero no. En una charla en Sevilla sobre la prostitución concluían que la única característica del consumidor era ser varón y punto. Ni de clase alta, ni de una edad determinada. Te puedes encontrar gitanas o musulmanas con valores supermodernos y españolas muy retrogradas.

 

 

¿Alguna vez te has planteado hacer un cine sin un marcado tono social con una mirada un tanto incómoda, más accesible o es algo innegociable en tu estilo?

 

Podría perfectamente. El tema social es porque me ha dado últimamente pero he hecho cuatro cortos y cada uno es distinto. Tengo una comedia, otro es una historia poética, otro es una historia de mundo y este último sí que es, claro, cine un poco social. Pero como ha tenido tanto éxito y repercusión ya me he quedado un poco etiquetada.

 

Tengo varios proyectos en marcha, y bueno te diré que hay uno que también es un documental social, pero luego tengo otros que no. Que son comedias. Lo que pasa es que tú tiras la caña de pescar y tú no sabes lo que va a salir, lo que ha salido hasta ahora y ha tenido una gran repercusión ha sido esto pero fíjate tú que en ‘Piratas y Libélulas’ en sus inicios no había ningún tema social. Era un grupo de teatro que iba a hacer un viaje, nada más pero lo que pasa es que luego la realidad está ahí y estamos viviendo unos tiempos muy convulsos.

 

Me gusta mucho el cine que tiene como varias capas de pensamiento no solo la capa del entrenimiento , que es una condición indispensable que la peli me tiene que entretener pero si me tiene que hacer pensar pues mejor que mejor. Hay 'pelis' en las que el objetivo único es entretener y son buenísimas.

 

"El tema social es porque me ha dado últimamente pero he hecho cuatro cortos y cada uno es distinto"

 

¿Podrías contarnos algo sobre los nuevos proyectos en los que te encuentras embarcada?

 

Sí, voy a hacer un documental que llama ‘Dentro’ del que aún no puedo contar nada porque está en fase de financiación ya que no te puedes ‘tirar en plancha’ a grabar sino cuentas con la financiación, como ya me ha pasado y tienes que volver a grabar.

 

Ánimo y suerte con el proyecto. Que salga adelante gracias a colaboradores. Nos vemos en la presentación de ‘Piratas y Libélulas’ en noviembre por Salamanca.

Noticias relacionadas