Ira, impaciencia y frustración parental durante la pandemia

¿Como llevas el estar constantemente 24 horas con tus hijos desde hace más de cien días, a la vez que trabajas, cocinas, limpias la casa y además ahora también te has convertido en docente? 

La salud mental de los padres es de extrema importancia durante esta pandemia de COVID-19, la gran cantidad de presiones adicionales con las que los padres nos enfrentamos como el aislamiento, las dificultades financieras, la incertidumbre, además de las presiones normales de ser madre y padre están haciendo que la ira, la impaciencia y la frustración se apoderen de nosotros, y al final del día nos sintamos culpables y avergonzados por gritar o reaccionar exageradamente con nuestros hijos. 

 

Para mi una de las cosas que he encontrado más frustrantes ha sido el educar a mi hija de 6 años desde casa. Todas esas videollamadas, trabajos y deberes nos han sacado de quicio a las dos más de una vez. Me he sentido enfada con el colegio, los profesores, con mi marido por trabajar a tiempo completo desde casa y no poder estar más tiempo con los niños, con este maldito virus y conmigo misma. 

 

Durante estos últimos meses he trabajado con muchos padres, y también conmigo misma, (porque para mi tampoco es fácil y porque yo también he perdido la calma en más de una ocasión) ayudándoles a controlar sus emociones negativas. 

 

Si formas parte de los padres a los que nos preocupa dañar a nuestros hijos emocionalmente cuando reaccionas impulsivamente, y te avergüenzas cuando ves la expresión de miedo en sus caras como anticipación a tu ira cuando han hecho algo mal, ¿que te parece si en vez de pensar, como hacemos a menudo, que los niños deben dejar de portarse mal para que podamos estar tranquilos, pero ¿y si fuera al revés? 

 

Aquí te dejo unas cuantas técnicas muy útiles para lidiar con todo esto y que puedas encontrar la calma PRIMERO dentro de ti. 

 

 

  • Piensa en positivo: esta es una de mis principales y primordiales técnicas que utilizo con mis clientes para ayudarles a ser conscientes de sus pensamientos, principalmente de los negativos. Cada día apunta tus pensamientos negativos y por cada uno negativo escribe dos positivos. Verás que muchos de ellos se repiten y que con práctica conseguirás cambiar ese hábito de entrar en un círculo de pensamientos de este tipo y podrás cada vez que los identifiques reemplazarlos por uno positivo. Con perseverancia conseguirás poquito a poco ir cambiando ese programa que se ha integrado en tu cabeza. Y recuerda que sentimos lo que pensamos. Piensa en positivo y siente emociones positivas. 

 

  • Comunica en positivo: si ahora te digo que no pienses en un elefante grande y gris, dime, ¿qué es lo que estás pensando?  ¡en ese elefante! exactamente lo que te he pedido que no hagas. Nuestro cerebro tiende a ignorar la palabra “NO” y por ello podemos obtener justamente lo opuesto a lo que queremos. Si decimos a nuestro hijo: “¡no grites!”  Tu hijo entiende “¡grites!” y por lo tanto grita. Piensa en lo que quieres que tu hijo haga y díselo utilizando palabras claras, sencillas y positivas: “habla bajo.”

 

  • Céntrate en lo que quieres obtener:  ¿te acuerdas cuando tú o tu pareja estaba embarazada y que de repente el mundo estaba lleno de mujeres embarazadas?Cuando piensas y te centras en algo de repente es eso lo que más ves y lo que obtienes.  Interesante, ¿verdad? Si piensas en lo que no quieres, y tienes una idea clara y una expectativa de lo que no quieres que pase, eso es lo que más conseguirás. Céntrate en lo que quieres y cuando te des cuenta de que estás pensando en lo que no quieres pregúntate: ¿qué quiero en vez de eso? Y utiliza una frase positiva como respuesta. Por ejemplo: “no quiero enfadarme” = “quiero estar tranquilo”, “no quiero gritar” = “quiero hablar bajo.” 

 

  • Ajusta tus expectativas: se muy claro sobre lo que puedes y lo que no puedes hacer. Cuando te sientes frustrado con tus circunstancias pregúntate: ¿qué expectativas tengo ahora mismo para mí y para los demás? Considera por un momento cómo sería el liberarte de  todas esas expectativas y pregúntate ¿qué expectativas harían mi vida más fácil para mi y para los demás? Acepta que puedes ajustar tus expectativas en tu situación actual para hacer que tu vida sea más sencilla para ti y para los que te rodean. 

 

  • Cuida de ti mismotendemos especialmente las madres, a ponernos en el último lugar de la lista y al final del día nos damos cuenta de que nos hemos olvidado de nosotras. Cuando nos ocupamos de nosotros, estamos enseñando a los demás que somos dignos de cuidarnos, funcionamos mejor, pensamos con más claridad y consiguientemente manejamos los retos mejor. Prioriza al menos 15 minutos diarios solamente para ti, para hacer algo que te gusta y que te hace sentir bien. Tu cuerpo y mente te lo agradecerán. 

 

  • Vive en el presente: esto es algo que hemos oído muchas veces, y quizás esta pandemia nos ha permitido entenderlo. El pasado nos crea nostalgia y el futuro, ahora más que nunca tan incierto nos genera ansiedad. El ahora es lo único que tenemos. Conéctate con el y disfrútalo. 

     

 

 

El consejo principal, si tengo uno, es que estás haciendo tu mejor esfuerzo. Todos lo estamos haciendo. No va a ser perfecto. Este es un momento diferente y si hay algo que este virus nos está enseñado, es que solo hay una forma de superarlo. Tendremos que pasar por eso. Lo mismo ocurre con nuestras emociones negativas y sentimientos difíciles. Hay luz al final del túnel. Y quizás este momento  pueda ser una valiosa oportunidad para descubrir, reflexionar y trabajar interiormente en mostrar la mejor versión de nosotros mismos a nuestros tan queridos hijos.  

 

Y recuerda que es ESENCIAL controlar la mente (al final, ¡podría ser lo único que podamos controlar en este momento!).

 

Sobre la autora 
 

Arantxa De Dios, hipnoterapeuta, neurolingüista e instructora transformacional, lleva diez años viviendo en Londres. Vallisoletana, madre de 2 hijos (Ariana y Jim, 6 y 3 años), se ha propuesto ayudar a las familias a las que la ira, la impaciencia y la frustración les han invadido la casa. Colabora de manera habitual con distintos medios de comunicación, en prensa escrita y radio, tanto en Inglaterra como en Canadá (BBC Radio, Grazia Magazine, Parents Today, entre otros).

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: