Investigadores del Ibsal hallan una nueva diana terapéutica en la enfermedad de Alzheimer

El reciente estudio realizado por el grupo de Neurobiología Molecular del Ibsal demuestra que alteraciones en la integridad estructural de las dendritas neuronales provoca la ruptura de conexiones neuronales, lo que se traduce en el deterioro cognitivo característico de esta enfermedad.

La formación y el mantenimiento de las conexiones neuronales son procesos esenciales en el correcto funcionamiento del cerebro. Su deterioro y alteraciones acaban derivando en enfermedades como el Alzheimer y otros trastornos neurodegenerativos.

 

El reciente estudio realizado por el grupo de Neurobiología Molecular del Ibsal demuestra que alteraciones en la integridad estructural de las dendritas neuronales provoca la ruptura de conexiones neuronales, lo que se traduce en el deterioro cognitivo característico de la Enfermedad de Alzheimer (AD).

 

Los investigadores han observado que una proteína denominada Cdh1 es esencial para mantener la integridad de las redes neuronales y la memoria en ratones. Además, han demostrado que Cdh1 regula los niveles de la proteína Rock2 que es un potente desestabilizador de las dendritas neuronales que se acumula en el cerebro de enfermos de AD. Así, la falta de Cdh1 en neuronas de corteza e hipocampo de cerebro adulto, estructuras dañadas en los enfermos de AD, provoca la acumulación y activación de Rock2.

 

Ello causa la desestructuración y rotura de dendritas y la interrupción de las redes neuronales en la corteza e hipocampo, lo que finalmente culmina en pérdida de memoria y neurodegeneración. En este contexto, esta investigación ha descubierto que la administración de un fármaco inhibidor de Rock2, Fasudil, previene las alteraciones dendríticas y los déficit de memoria y aprendizaje en los ratones lo que supone que la vía APC/C-Cdh1-Rock2 puede ser una importante diana terapéutica contra la neurodegeneración y, por tanto, un rayo de esperanza en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.