Invertir en la revolución de la energía eléctrica

Son cada vez más los ciudadanos y ciudadanas del mundo que se han unido al movimiento para luchar por la conservación del medio ambiente.

La ecología parece estar de moda. Son cada vez más los ciudadanos y ciudadanas del mundo que se han unido al movimiento para luchar por la conservación del medio ambiente. Eso se hace, en parte, mediante el uso de energías renovables, pero para conseguir un impacto real hay que contar también con la complicidad de grandes multinacionales. Por suerte, son también cada vez más las empresas que intentan aportar su granito de arena para terminar con el cambio climático.

 

Al hablar de energías renovables, hacemos referencia a fuentes como la energía eólica, la energía solar, la energía hidroeléctrica, la energía térmica y geotérmica y la energía mareomotriz. En la década entre 2007 y 2017, la cantidad de energía verde producida por la Unión Europea incrementó dos tercios hasta llegar a lo equivalente a 226,5 millones de toneladas de petróleo. Las fuentes de energía más usadas son los biocombustibles sólidos, seguido del viento y el agua.

 

tesla

 

Este contexto nos sirve para entender por qué puede llegar a ser una buena idea para los empresarios invertir en energías renovables. Así lo pensó en su día Elon Musk, uno de los fundadores de la compañía de automóviles Tesla, cuando decidió empezar a fabricar y vender coches eléctricos. Pese a que en la actualidad está sufriendo problemas financieros, la empresa sigue siendo valorada en muchísimo dinero, por lo que puede ser un buen momento para comprar acciones de Tesla.

 

Quien quiera invertir en otras empresas igualmente ecológicas tiene muchas más opciones sobre la mesa. Por ejemplo, se puede empezar por las grandes compañías que dominan el sector, cuya producción total debería aumentar un 40 % antes del 2040. La alemana RWE Innogy es líder de la energía eólica, con unos ingresos de más de 40.000 millones de euros al año. La siguen las danesas Vestas y Orsted, que en 2017 ingresaron 10.000 y 8.000 millones de euros.

 

Luego encontramos a Siemens Gamesa, una empresa española-alemana encargada de fabricar aerogeneradores. Por ahora, parece que la energía eólica mueve más dinero que otras como la solar o la hidráulica, si bien en 2017 Canadian Solar, First Solar y Hanwha Q Cells generaron en conjunto más de 7.000 millones de euros. Otra opción es invertir en compañías que fabriquen paneles solares como LG energy o coches eléctricos como BYD. Hay muchas formas de entrar en el sector.

 

lineas alta tension

 

Pero, ¿por qué invertir en energía renovable? Según varios estudios, este sector llegará a representar el 36 % de toda la producción energética en 2030, lo que significa que tiene mucho futuro por delante. Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que otras fuentes de energía pueden ir en declive, sobre todo en el momento de crisis climática que estamos viviendo. Mientras que la energía del sol, del viento y del agua parecen inagotables, los combustibles fósiles son limitados.

 

Además, la posibilidad de invertir en empresas de este sector es mucho más palpable para el ciudadano de a pie que en multinacionales de mayor peso. De hecho, con 50 o 100 euros podrás ya invertir en proyectos de energía renovable. Por otro lado, más allá del tema económico, quien decida apostar un poco de sus ahorros en esta industria estará contribuyendo a la transformación energética del planeta y habrá realizado una inversión mucho más ética.

 

Tomar la decisión de empezar a invertir en empresas no es fácil, sobre todo si no tienes muy claro por qué sector decidirte. La industria de las energías renovables puede ser un buen comienzo. Hay mucho donde escoger: desde compañías multimillonarias como Tesla a otras de más pequeñas.