Internos con 50 pastillas de una sola vez: Topas no dispone de auxiliares los fines de semana y festivos

Topas

Las cárceles españolas han registrado el fallecimiento de ocho presos durante el Puente de la Constitución, una de ellas en Topas (Salamanca). 

Las cárceles españolas han registrado el fallecimiento de ocho presos durante el pasado Puente de la Constitución. Las muertes se han producido dos en la prisión de Asturias, y uno en los centros penitenciarios de Aranjuez, El Duseño, Ocaña, Topas, Sevilla I y Sevilla II. Al parecer, siete de los ocho fallecimientos tiene su causa en una presunta sobredosis de los internos.

 

No es la primera vez que se denuncian estos hechos, ya que desde la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip) llevan años insistiendo en el abandono por parte de la Adminitración ante la falta de personal en los centros y el reparto de dosis de la medicación de los internos para varios días, en vez de diariamente, por las libranzas del personal médico y sanitario por las festividades del puente. "Hay prisiones con 2 médicos para 1.200 internos", ahondan.

 

Aseguran, que "es la administración quien hace unos años, coincidiendo con los más duros de la crisis, ordenó que la medicación se entegara de forma acumulada para fines de semana y puentes. Un preso que toma 10 pastillas al día puede quedarse un puente con 50".

 

En el caso del Centro Penitenciario de Topas, tienen suficientes Auxiliares de Enfermería para dispersar la medicación a diario... "Pero si quieren que vayan sábados, domingos y festivos hay que pagárselos, porque su turno es de lunes a viernes".

 

Dicen que esto es "lo que la administración no quiere. No quiere soltar un euro". Explican que se intenta que s"ean los funcionarios del Área de Vigilancia los que se ocupen en ausencia de los auxiliares, que no son médicos ni tienen formación". 

 

Así, cada interno se administra esa cantidad tan grande de fármacos "muchos de ellos psicotrópicos, depresores, estimulantes... e incluso droga que llega del exterior a través de los Vís/Vis y/o internos que la pasan cuando regresan de permiso", una bomba de relojería que los trabajadores no pueden evitar, ya que no cuentan con los medios materiales ni con el soporte legal para evitar que esto ocurra. 

 

La situación sanitaria en las prisiones es realmente precaria, por lo que la asociación Acaip reclama un aumento urgente de personal, una mejor formación de los empleados y más medios materiales, retributivos y legislativos para los profesionales.

 

"El personal sanitario de las prisiones españolas está envejecido. "Los médicos que trabajan actualmente en las cárceles españolas tienen más de 60 años, están en edad de jubilación; 165 están entre los 50 y 60; 24, entre 40 y 50. Solo diez tienen menos de 40 años", resulta aparentemente desolador.