Insultar a voces a la gente desde el balcón de su casa y arrojar huevos le cuesta solo 150 euros

Un joven ha sido sancionado por incumplir la Ordenanza Municipal sobre Protección de la Convivencia Ciudadana de Salamanca al insultar a voz en grito a la gente que pasaba por la calle Valle Inclán, al tiempo que arrojaba huevos desde el balcón.

Insultar a voces a los ciudadanos que transitan por la calle y arrojarles huevos desde el balcón de su casa le ha salido bastante barato a un joven. Al menos eso es lo que se desprende de la denuncia pertinente interpuesta al autor de esta infracción, incumpliendo la Ordenanza Municipal sobre Protección de la Convivencia. ¿La multa? Solo 150 euros.

 

Esto es lo que reza la denuncia correspondiente:

 

“Los Servicios Técnicos Municipales han elevado a esta Alcaldía los Informes emitidos por la Policía Local y el Técnico de Administración General del Servicio de Policía y Actividades Clasificadas, dejando constancia de la presunta comisión de una infracción de carácter leve contemplada en la Ordenanza Municipal sobre Protección de la Convivencia Ciudadana e imputable a A. P. P., consistente en producir ruidos que alteren la convivencia, en cuanto cualquier otra infracción u omisión que vulnere lo dispuesto en dicha Ordenanza y no esté tipificada expresamente como una infracción grave o muy grave, en particular, gritar e insultar desde el balcón de una vivienda a los viandantes que circulaban por la vía pública y arrojarles huevos, circunstancia acaecida y puesta de manifiesto por la Policía Local el día 16 de febrero de 2.017, a las 19,35 horas, en la calle Valle Inclán, númer 12 de Salamanca, infracción que podría ser sancionada con multa de hasta 750 euros, según contemplan los artículos 13.1, 22.1.i y 23.1.a de la referida Ordenanza Municipal. En su virtud, corresponde iniciar la tramitación de un expediente sancionador, encaminado a esclarecer y probar tales hechos y determinar el exacto alcance de las responsabilidades a que los mismos hubieran podido dar lugar".

 

Finalmente, la sanción quedó fijada en 150 euros.