Inmobiliarias, construcción y comercio, las aventuras empresariales favoritas de los salmantinos

Un tercio de los negocios que se crean se reparten entre el sector inmobiliario y el comercio. Menos de un 10% de los nuevos empresas son industrias.

Los nuevos negocios de los salmantinos son sobre seguro. O al menos, giran en torno a aquellos sectores en los que los empresarios esperan sacar más rédito. El análisis de las empresas creadas durante el primer cuatrimestre de 2018 confirma el renacer del sector del 'ladrillo', la preferencia por abrir tiendas y las empresas de servicios a otras empresas. Y que industria y hostelería no están entre las preferencias: el primer caso, por la dificultad para las iniciativas del primer sector, y el segundo, por la saturación.

 

Según los datos del portal informa.es, durante los cuatro primeros meses de 2018 se crearon en Salamanca 164 empresas. El sector más numeroso es el de comercio, con 35, y cada mes abren las puertas un buen número de ellos; le pisa los talones el sector del 'ladrillo' con 34 nuevas empresas en dos de de sus vertientes, la construcción y las inmobiliarias, de las que se han vuelto a abrir un buen número entre finales de 2017 y este 2018; y en tercer lugar, están las empresas de servicios empresariales, de las que se crearon 20. Y al otro lado del ránking, sectores como sanidad, educación o agricultura, con escasas empresas.

 

Sorprende también la posición de la industria, con sólo 13 nuevas empresas en cuatro meses. Y la hostelería, con once, aunque puede ser por la saturación de este sector: Salamanca capital tiene 612 bares, la segunda capital de provincia con más bares por cada mil habitantes, y el resto de grandes municipios no le van a la zaga en densidad. Con sólo once nuevos negocios hosteleros, el sector pierde algo de fuerza.

 

Al término del año 2017 se crearon en Salamanca 408 empresas, con 101 comercios, 62 empresas de construcción e inmobiliaria y 46 de hostelería, sector que ahora pierde el puesto frente a las empresas de servicios empresariales. Cuando acabó 2017 se contabilizaron 555 empresas disueltas, así que el saldo el año pasado fue negativo; y 27 entraron en concurso y otras 134 fueron disueltas.