Ingresa en prisión la salmantina que mató a su novio el pasado domingo de una cuchillada en el pecho

La mujer detenida se encuentra en el Hospital Clínico de Valladolid y será la Administración Penitenciaria quien determine el cuidado de la dolencia que acusa
El Juzgado de Instrucción número 4 de Valladolid acordó el ingreso en prisión de Eva María L.H, la mujer que el pasado domingo asestó una cuchillada mortal a su pareja en el domicilio que compartían durante una de las numerosas disputas que la pareja mantenía desde hacía meses.

Según han informado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, el juez ha considerado que puede haber un delito de homicidio consumado. La mujer ingresará en la cárcel, provisionalmente, de manera comunicada y sin fianza.

Esta decisión la ha tomado el juez tras escuchar la declaración de la mujer detenida --que había pasado por la mañana a disposición judicial y seguía hospitalizada en el Hospital Clínico--, y ante la petición del Fiscal que ha solicitado la prisión para ella. La defensa, por su parte, ha pedido la libertad provisional.

Una vez realizadas las primeras actuaciones, el Juzgado de Instrucción 4 se inhibe a favor del Juzgado 3, que ejercía funciones de guardia el día en el que sucedieron los hechos. Por lo tanto, será el primero el que lleve a cabo la investigación del delito.

La mujer detenida se encuentra en el Hospital Clínico de Valladolid y será la Administración Penitenciaria quien determine el cuidado de la dolencia que acusa, y decida si puede ser llevada ya esta noche a la prisión correspondiente.

La presunta homicida, de 42 años y natural de Ciudad Rodrigo (Salamanca), residía en un piso en régimen de alquiler, un 4º A situado en el número 8 de la Avenida de Segovia, en el barrio de Delicias, donde era visitada por su compañero sentimental, Jesús María C, de 39 años y natural de Zamora, con el que en los últimos meses mantenía fuertes discusiones.

En este contexto, la detenida ya había denunciado a la víctima en febrero de 2011 por malos tratos, sin que entonces llegara a ratificar la denuncia por miedo, e incluso la misma tarde del pasado domingo, día 19, en la que se produjo el fatal desenlace había avisado por teléfono a la policía pero luego se había negado a abrir la puerta a los agentes. Poco después fueron los propios vecinos los que dieron la voz de alarma tras el apuñalamiento.

La víctima, con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones incrustado en el pecho, tuvo aún tiempo de huir del piso, dejar un reguero de sangre por las escaleras del edificio y acceder a la calle, donde cayó desplomada aún con vida. Pese a la rápida intervención de los servicios sanitarios y su traslado inmediato hasta el Hospital Clínico Universitario, el hombre murió poco después a causa de las graves lesiones sufridas.