Industria se inhibe en el caso Corona Sol y no actuará pese a que el hotel no tiene licencia

Hotel Corona Sol. Las vistas desde un hotel ilegal

La delegación de Industria en Salamanca desestima actuar en el caso del hotel ilegal: alega que las sentencias contra el Corona Sol no son firmes, aunque la anulación de la licencia de cambio de uso sí lo es. Traslada el asunto al Ayuntamiento de Salamanca confirmando su competencia.

Dieciséis meses llevan los vecinos de la calle Alarcón clamando por una solución al caso Corona Sol, pero ni siquiera las sentencias judiciales a su favor consiguen que la administración tome cartas en el asunto. Así se ha confirmado con la última respuesta que han recibido a sus reclamaciones para que se ejecuten las sentencias que ya les dan la razón y que, aunque recurridas, ya deberían poder ejecutarse. Porque aunque la promotora y los vecinos hayan iniciado una batalla de recursos, el Ayuntamiento de Salamanca ya está facultado para actuar, y podría hacerlo con una anulación que ya es firme.

 

Se trata de la anulación de licencia de cambio de uso, la que permitió convertir el edificio de residencial en hotelero. Hay que recordar que en noviembre de 2015 el TSJCYL ratificaba la nulidad de la licencia de cambio de uso que permitió pasar de apartamentos a hotel. Esa sentencia ya es firme. Los vecinos ya tuvieron que pedir la ejecución de sentencia que anulaba el cambio de uso: el ayuntamiento se limitó a comunicarla. Y ni siquiera el hecho de que la Junta abriera un expediente sobre la falta de licencia para uso hotelero sirvió para algo.

 

Ahora ocurre algo parecido, porque la delegación de Industria de la Junta de Castilla y León en Salamanca ha respondido a la petición que le hicieron los vecinos para que cerrara el hotel por falta de licencia para este uso. Fue el pasado mes de febrero y ahora ha llegado la respuesta en unos términos que no satisfacen a los afectados. El servicio territorial de Industria, Comercio y Turismo asegura que no procede el inicio de un expediente sancionador contra la propiedad del hotel a pesar de la sentencia porque no tiene conocimiento de si es firme o no, y advierte que no tomará medida alguna en tanto en cuanto no haya firmeza.

 

El edificio construido para uso residencial inicialmente, mantiene en pie de guerra a vecinos afectados que protestan por la catarata de irregularidades y concesiones urbanísticas de dudosa validez con las que está jalonada la historia de esta construcción. La asociación que agrupa a los vecinos afectados ha logrado que los juzgados le den la razón anulando las licencias de cambio de uso, y también las de obras y primer uso, estas todavía pendientes de recursos, lo que convierte el hotel en virtualmente ilegal: no debería tener sus puestas abiertas. Hace meses que el equipo de Gobierno no tiene excusas para mantenerlo abierto, pero ha optado por una salida legalista: no actuar hasta que no se agoten todos los recursos, lo que da más tiempo a la promotora.

 

Hasta ahora el Ayuntamiento ha practicado un urbanismo a la medida de este edificio contra toda lógica, y contra varias sentencias, ha intentando legalizarlo sin éxito porque la oposición se ha negado a aceptarlo. Aún y así, hizo un último intento aceptando presentar al pleno un cambio en el PGOU a instancias de la promotora para cambiar la legalización por un paso estrecho.