Impuestos en 2020: los tres municipios que van a 'tocar' el IBI y otros 39 que esperan Gobierno para hacerlo
Cyl dots mini

Impuestos en 2020: los tres municipios que van a 'tocar' el IBI y otros 39 que esperan Gobierno para hacerlo

Tres municipios, Pelayos, Saucelle, y Vilvestre, tendrán nueva ponencia de valores catastrales, lo que acabará en subida. Y 39 más en la provincia han pedido una actualización para 2020.

Las próximas semanas serán decisivas para la formación de Gobierno y, de manera indirecta, también para los impuestos de muchos municipios de Salamanca. El motivo, que al menos en tres pueblos van a cambiar, seguro, los criterios que afectan a impuestos como el IBI o los de la venta de vivienda, y en otros 39 están pendientes de modificaciones que afectarían al impuesto municipal más importante. En unos casos el IBI se va a ver afectado, sí o sí, y en otros dependerá de si se forma gobierno... aunque con una alta probabilidad también les llegarán cambios.

 

Esta es la situación en la que se encuentran aquellos municipios en los que se van a producir o bien una nueva ponencia de valores o una actualización de valores. En el primero de los casos están Pelayos, Saucelle y Vilvestre. Son tres municipios en los que ya está firmada la nueva ponencia de valores, tal y como confirman desde la gerencia territorial del Catastro. Este proceso determina un nuevo valor catastral para la totalidad de los bienes inmuebles urbanos del municipio correspondiente, y también para todos los bienes inmuebles rústicos del municipio que cuenten con construcción.

 

La ponencia se suele hacer en el caso de que los valores catastrales que se aplican en el municipio sean antiguos para actualizarlos a la realidad del mercado. Eso es algo que este año solo han solicitado tres municipios, pero que han hecho 120 de Salamanca en los últimos años (desde 2011) y que ha acompasado la realidad de las propiedades con el mercado, especialmente, tras la crisis inmobiliaria. En el caso de Pelayos, desde la gerencia territorial aseguran que lo normal es que suba, y algo similar ocurriría en los otros dos casos. En los tres casos, la nueva ponencia es de carácter total y está firmada desde agosto.

 

Y luego está el caso de la actualización de valores catastrales. Según el Catastro, ha solicitado esa actualización un total de 39 municipios en los que, por norma, el IBI (el impuesto al que afecta) acabará subiendo; se pueden cambiar los coeficientes para cada tipo de inmueble. La actualización de valores catastrales por aplicación de coeficientes consigue aproximar los valores catastrales al valor actual de mercado de los bienes inmuebles.

 

Lo normal es que a estas alturas del año ya se conociera qué ayuntamientos han solicitado esta actualización y, por ende, tocarán el IBI del año que viene. De hecho, se suele conocer durante el mes de septiembre, pero la falta de gobierno ha retrasado este trámite. Lo pueden pedir aquellos municipios en los que no se haya tocado en los cinco ejercicios anteriores. El año pasado lo tocaron 53 municipios.

 

Para que la actualización surta efecto a partir del 1 de enero de 2020, fecha en la que se empiezan a calcular los nuevos impuestos, debería publicarse antes en el BOE. Así que el futuro nuevo gobierno tiene una importante tarea por delante, un trámite que se ha visto retrasado y mermado por el año electoral: han sido menos los municipios que han querido anunciar actualización del IBI.