Impuestos 2020 en Salamanca: lo que baja, lo que sube y lo que se queda como está
Cyl dots mini

Impuestos 2020 en Salamanca: lo que baja, lo que sube y lo que se queda como está

Oficina del OAGER en la plaza de la Libertad.

El Ayuntamiento de Salamanca opta por la congelación generalizada y la actualización al IPC, este año, una de las correciones más bajas. El IBI no bajará y habrá nuevas bonificaciones.

El Ayuntamiento de Salamanca ha puesto la primera piedra para aprobar los impuestos que pagarán los salmantinos el próximo 2020. El documento presentado tiene el eval de los dos grupos del equipo de Gobierno, PP y Ciudadanos, y por lo tanto, suficientes apoyos para salir adelante, aunque todavía hay tramitación por delante para que puedan introducirse algunos cambios. En resumen, los impuestos estarán congelados un año más y no se repetirá la bajada del IBI aplicada este 2019, pero ¿qué sube? ¿qué impuestos bajan? ¿Cuáles se quedan congelados? Estos son los detalles.

 

Los que suben

El consistorio pretende actualizar algunas tarifas y precios públicos que subirán lo que ha subido el IPC, en algunos casos el índice general y en otros un índice específico. Por cierto, la subida prevista, del 0,1% en unos casos y del 0,3% en otros, es una de las más bajas de los últimos años cuando las actualizaciones llegaron al 2,2%.

 

Van a subir un 0,3% la tasa de agua y alcantarillado, a las tasas del Mercado Central y del centro de transportes, los albergues juveniles, las tasas del cementerio, el Multiusos Sánchez Paraíso, la piscina del Helmántico (que gestiona una empresa diferente a la que lleva el resto de las municipales) y a la zona azul, pero no al tiquet de la ORA: la subida del 0,3% no permite redondear y no tendremos que meter más dinero en la máquina, pero sí subirá un poco la tarjeta de residentes. Subirá lo mismo la tasa de la grúa. Subirán un 0,1% las tarifas de las instalaciones deportivas en general.

 

La mayor subida será la de las piscinas que sufrirán una actualización excepcional vinculada al contrato de gestión y que obligará a una subida importante del 4% que va a trastocar los precios de todos los servicios. Las afectadas son las piscinas de Garrido, San José, Pizarrales, Tejares, ciudad deportiva Rosa Colorado, Aldehuela y La Alamedilla.

 

Los que bajan

En realidad, no baja ningún impuesto. Años atrás se hicieron importantes rebajas en la plusvalía y el impuesto de construcciones, que están dando una gran recaudación al ayuntamiento, pero para 2020 se quedan como están. Se ha propuesto la gratuidad de la zona azul para vehículos con tarjeta de movilidad reducida a nombre de personas que vivan en el alfoz o la importante bonificación del IBI al 95% para viviendas de protección oficial en alquiler.

 

También se establece la no sujeción a la tasa por prestación de servicios de Bomberos los casos en los que se abra un domicilio para entrar a por una persona que haya podido sufrir algún accidente o problema de salud: la intervención del cuerpo de extinción nos saldrá gratis.

 

También se adaptan las tarifas por la prestación de los Servicios de Ayuda a Domicilio, Comida a Domicilio y Teleasistencia al modelo común propuesto por la Junta de Castilla y León para los ayuntamientos, lo que conlleva la reducción de las tarifas para casi el 70% de los usuarios del Servicio de Ayuda a Domicilio; para cerca del 64% de los usuarios de la Comida a Domicilio; y para el 54% de los usuarios de la Teleasistencia.

 

Este capítulo termina con una nueva bonificación de la tasa por ocupación de vía pública para pequeñas obras, en la que el mínimo pasará a ser de 15 días, en vez del mes actual, con lo que los beneficiarios pagarán menos.

 

Los que se 'congelan'

A la cabeza de los impuestos que se quedan como estaban se encuentra el IBI. Este 2019 los titulares de inmuebles han disfrutado de una rebaja del 5% en sus recibos, pero va a ser, por ahora, 'flor de un día'. El equipo de Gobierno considera que no se dan las condiciones para bajarlo porque supone una merma de ingresos; también rechaza la propuesta del PSOE, que pidió bajarlo un 5% para las viviendas residenciales y volver al nivel de 2018 en el caso de los inmuebles de más valor catastral de uso no residencial, es decir, grandes superficies y empresas.  Esa congelación del IBI estará vigente para toda la legislatura, veremos si puede haber alguna bajada, y más allá habrá que ver qué ocurre, porque no puede estar eternamente congelado.

 

Además, también quedan congelados los otros cuatro grandes impuestos: actividades económicas, rodaje, plusvalía y construcciones, que llevan años sin tocar. De los 145 millones de euros que, a grosso modo, entran en las cuentas consistoriales, 45 los aporta el IBI, 7 por el rodaje, 6,5 por la plusvalía, 2 por el IAE y 1,5 por construcciones. Unos 62 millones en total, razón más que sobrada para mantenerlos.

 

Dos servicios básicos como son la tasa de basuras y las tarifas del bus urbano mantendrán sus precios un año más: fueron de los primeros en apuntarse a la 'congelación' impositiva.