Ignacio Mulas: "Parece mentira que después de dos siglos sigamos en pie"

El empresario salmantino recibe el premio número 14 que la Cámara de Comercio entrega cada año con el fin de reconocer una trayectoria dilatada y con mucho futuro.

Hablar de Ignacio Mulas es hacerlo de toda una institución en el sctor de la alimentación y de la carne, ya que sus establecimientos son conocidos en toda Europa y su expansión se acentúa más con el paso de los años, hasta el punto de exportar a países como Alemania o Reino Unido y subirse al carro de las Nuevas Tecnologías. "Hay que arriesgarse e innovar; ésas son las claves del éxito".

 

Y es que este éxito se remonta al año 1.810, cuando empezó todo encarandom ya la sexta generación que sigue al pie del cañón cada día. "Parece mentira que después de dos sgilos y con todo lo que ha ocurrido en este tiempo sigamos en pie. Es fruto del trabajo y del buen hacer, además de saber arriesgar en tiempos complicados", aseveró el galardonado.

 

En Salamanca son ya 80 años de estancia con varios establecimientos en la capital y con una calidad garantizada ya que se trata de una producción con ciclo cerrado, o lo que es lo mismo, son ellos los que crían los animales, los ceban, los sacrifican, los despiezan y los venden al consumidor. "Así garantizamos una calidad... de eso no hay duda que es nuestra seña de identidad. La gente que sconsume vuelve a nosotros y eso es síntoma de confianza y por eso no podemos fallar a nuestros clientes", asegura.

 

Unos clientes que ya están por toda Europa y que también 'repiten'. "Nuestra carne no tiene nada que ver con la de otros países ya que nuestros animales comen cereales y en otras zonas de Europa solo pasto, y eso se nota mucho. Por eso, cuando recibimos pedidos, notamos que los clientes vuelven", agrega.

 

Carnicerías Mulas también ha sabido adaptarse a los tiempos y subirse al carro de las Nuevas Tecnologías, lo que les permite que la carne "esté en solo 24 horas en el lugar que le corresponde sin perder nada de calidad", un negocio que también funciona a la perfección a una empresa con más de dos siglos de vida. "Esto hace unos años era impensable en España".

 

Pero, ¿y la crisis? "Hemos arriesgado en estos momento, sin miedo ni temor, especialmente por mis hijos, y hemos acertado. No en vano, esto no es nuevo para nosotros porque tenemos la suerte de saber por dónde pisamos porque este sector lo conocemos bien (trabajan el vacuno principalmente, pero también ovino e ibérico) y eso hace las cosas más fáciles", hasta el punto de ser una referencia ganada con el paso de los años, o mejor dicho, siglos.

 

No en vano, la Cámara de Comercio de Salamanca le ha otorgado el XIV Premio al Comercio salmantino por su trayectoria.