Iglesias 'vende' a Rajoy el interés de la Diputación por el abandonado muelle de Vega Terrón

Rajoy y el presidente luso Antonio Costa, con el presidente de la Diputación de Salamanca.
Ver album

El presidente de la Diputación recibe al presidente del Gobierno y al primer ministro luso en el muelle fluvial, lleno de coches oficiales, pero habitualmente vacío. La idea se centra más en la vía férrea de La Fregeneda que en Vega Terrón.

EL MUELLE, REPLETO DE MINISTROS Y AUTORIDADES

 

La llegada de Rajoy y Costa al muelle salmantino ha supuesto una actividad insólita en un lugar habitualmente desierto. Eso sí, la mayoría eran parte del séquito de los dos mandatarios y periodistas de los medios que cubren la cumbre hispanolusa que llegaban en bus, tras pernoctar en Salamanca, convocados por Moncloa.

Por parte española, han acudido los ministros de Asuntos Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis; Defensa, María Dolores de Cospedal; Interior, Juan Ignacio Zoido; Fomento, Íñigo de la Serna; Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo;  Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez; Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, además de la secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, María Carmen Vela Olmo.

La Diputación de Salamanca ha aprovechado el paso de Mariano Rajoy por el muelle de Vega Terrón, camino de la cumbra hispanolusa en Vila Real (Portugal) para 'vender' el interés de la institución provincial por el muelle fluvial. Un 'interés' irreal que se desvanece al confrontarlo con los hechos. En realidad, es muy probable que pasada la comitiva de Moncloa y una vez que los coches oficiales abandonaron el muelle, este enclave pase de nuevo al olvido.

 

En una nota de prensa, y con un profuso despliegue de material gráfico, Javier Iglesias ha dicho que reafirma "su apuesta por la dinamización turística de la zona en la que se encuentra el muelle de Vega Terrón, un puerto fluvial situado en la desembocadura del Águeda, frontera natural entre España y Portugal". Iglesias recibió a pie de muelle al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y al primer ministro luso, Antonio Costa, que embarcaron en Vega Terrón camino de la cumbre anual.

 

El muelle ha estado inusualmente animado esta mañana. Había varios autocares para transportar al séquito de la cumbre y numerosos coches oficiales como se aprecia en las fotografías. Este movimiento es algo poco habitual. De hecho, lo normal es que esté vacío y cerrado a cal y canto. Según pudo comprobar TRIBUNA recientemente, apenas atracan barcos, los cruceros turísticos lo usan sólo para dejar la basura o enchufar generadores, y prefieren detenerse en el cercano muelle de Barca D'Alva, mucho mejor habilitado. Vega Terrón tiene su oficina de turismo cerrada a pesar de que costó 400.000 euros y el muelle carece de equipamiento.

 

El muelle no tiene actividad y actualmente carece de gestión, ya que la Diputación está intentando romper el contrato con la concesionaria; lo hace casi dos años después de que se supiera que la sociedad que lo gestiona no ha pagado el canon establecido ni un solo día. El proceso para romper el contrato no se ha terminado todavía por fallos en la tramitación por parte de La Salina. El 'agujero' es de unos 600.000 euros de los que sólo se podrá recuperar una pequeña parte.

 

Iglesias, no obstante, ha destacado la importancia de impulsar proyectos que revitalicen turísticamente los parajes del noroeste salmantino. Sin embargo, ha hablado más del proyecto para convertir la vía férrea La Fregeneda-Barca D'Alva en itinerario turístico peatonal que de los proyectos para Vega Terrón, un enclave alejado de todo y con el que la Diputación no sabe qué hacer. La última idea es vincular su gestión a la de la nueva oferta turística de la vía férrea, pero no parece viable.

Noticias relacionadas