Iglesias en el Senado: mil euros extra cada mes por una comisión que se ha reunido una vez
Cyl dots mini

Iglesias en el Senado: mil euros extra cada mes por una comisión que se ha reunido una vez

Javier Iglesias (Foto: E. P.)

La mayoría de comisiones del Senado no se reúne ni una vez al mes. La que menos trabaja, la de Entidades Locales, donde Iglesias es vicepresidente: una reunión desde que se creó hace 20 meses.

La mayoría de las comisiones del Senado no ha celebrado en lo que va de legislatura ni una reunión al mes de media, y cuatro de ellas no se han citado aún en lo que va de año, aunque tienen docenas de asuntos pendientes entre mociones, preguntas y comparecencias solicitadas de cargos del Gobierno y expertos. Es el caso de la comisión de Entidades Locales, cuyo vicepresidente es el salamantino Javier Iglesias, presidente de la Diputación de Salamanca, y que tiene el honor de ser la comisión con menos actividad.

 

Esta comisión fue constituida en septiembre de 2016 y el hecho de ser vicepresidente proporciona a Iglesias 1.056 euros extra al mes, además de la nómina en la Cámara Alta (2.842 euros al mes), el complemento por ser senador por provincia que no es Madrid (1.840 euros al mes), retribuciones todas en 14 pagas, y el 'kit senador' compuesto por ordenador, tablet, móvil, taxis... Sin embargo, y desde entonces, ha celebrado una única reunión en toda la legislatura y fue en febrero de 2017: hace 15 meses. La otra comisión a la que pertenece Iglesias, en este caso como vocal, la de Energía, Turismo y Agenda Digital, no llega tampoco a una reunión al mes desde que se creó en septiembre de 2016.

 

 

Qué hacen y por qué están paralizadas

 

La media es de nueve reuniones en año y medio, una cada dos meses, según los cálculos realizados por Europa Press. Sólo tres superan esta estadística en lo que va de legislatura y rondan la sesión mensual: las comisiones de Cooperación Internacional al Desarrollo, Medio Ambiente y Fomento. A ellas se suma la comisión de investigación de la financiación de partidos, creada por el PP hace menos de un año pero que ya duplica el trabajo de otras muchas, con 14 sesiones.

 

Las comisiones se constituyeron en septiembre de 2016, cuando echó a andar la legislatura. Desde entonces, la Cámara Alta recibe pocos proyectos de ley del Congreso por el bloqueo parlamentario, pero estos órganos del Senado pueden debatir otras proposiciones, mociones, escuchar comparecencias y preguntar a cargos del Gobierno sobre distintos asuntos.

 

El PP tiene mayoría absoluta y preside todas las comisiones salvo la de Presupuestos, por lo que el ritmo de trabajo es en buena medida decisión de este partido. Se reúnan o no, todas ellas tienen una mesa que las dirige y portavoces de todos los grupos parlamentarios, cargos que cobran un complemento mensual en su nómina que va de los 704 euros del portavoz adjunto, a los 1.445 euros del presidente de la comisión.

 

 

Una sesión en año y medio

 

Las comisiones de menor actividad son cuatro. La de Entidades Locales, que dirige el expresidente balear José Ramón Bauzá, ha celebrado una única reunión en toda la legislatura y fue ya en febrero de 2017, cuando se debatieron varias mociones. Tampoco tiene muchos asuntos pendientes de tramitar solicitados por la oposición: sólo seis.

 

Le sigue la Comisión General de Comunidades Autónoma, una comisión específica del Senado en la que pueden comparecer los gobiernos autonómicos y que está pensada para debatir asuntos territoriales. Presidida por el también presidente de Melilla, Juan José Imbroda, no celebra una sesión de trabajo desde marzo de 2017. Lo ha hecho seis veces en toda la legislatura.

 

Están pendientes en este caso de que se tramiten 29 asuntos, especialmente la comparecencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, reclamada por casi toda la oposición, o la del presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, que ha pedido acudir a este foro para debatir sobre financiación autonómica.

 

A continuación se sitúan la comisión Constitucional, reunida cinco veces en total (este lunes celebrará precisamente una sesión), bajo la presidencia de Juan José Lucas, con 46 asuntos sin atender; y la de Hacienda y Función Pública, que desde diciembre no ha celebrado una sesión y en lo que va de legislatura suma solo seis. Está presidida por José Luis Sanz y tiene 367 asuntos sin tramitar, especialmente preguntas (319) y comparecencias (22).

 

 

Un año sin trabajo por el problema demográfico

 

También presenta una baja actividad una comisión de las llamadas especiales y dedicada a la evolución demográfica; se creó el año pasado para estudiar el problema de la despoblación al entender los senadores que el asunto requería un foro específico de trabajo. Nació en marzo de 2017, presidida por Ignacio Cosidó (PP), y se reunió casi semanalmente durante tres meses, hasta junio; en aquel mes compareció la delegada del Gobierno para la despoblación, nombrada entonces, Edelmira Barreira, y la comisión no ha vuelto a tener actividad. Precisamente el pasado lunes, once meses después, celebró una sesión de trabajo; mantiene pendientes de convocar 22 comparecencias de cargos y expertos en el reto demográfico y no tiene de momento ninguna otra sesión de trabajo a la vista.

 

En el otro lado se encuentran las comisiones con más actividad. La más trabajadora es la de Cooperación Internacional al Desarrollo, que dirige Alberto Fabra; se ha reunido en 19 ocasiones en el año y medio de legislatura, para tratar distintos asuntos y escuchar a muchos comparecientes (mantiene 36 temas pendientes de tramitar).

 

La comisión de Medio Ambiente, presidida por Jesús Labrador, ha celebrado también 17 jornadas de trabajo pero mantiene 94 asuntos sin tramitar, entre ellas 30 solicitudes de comparecencia. Con 14 sesiones figuran la comisión de Fomento, que preside José Crespo, que arrastra 252 iniciativas pendientes, y la de investigación de partidos, que preside Rosa Vindel.