Igea explica cómo sería el confinamiento en casa: "El Gobierno debe decidirse de una vez a proteger a los ciudadanos"
Cyl dots mini

Igea explica cómo sería el confinamiento en casa: "El Gobierno debe decidirse de una vez a proteger a los ciudadanos"

Francisco Igea, vicepresidente de la Junta (Foto: ICAL)

El vicepresidente de Castilla y León reclama cambios en estado de alarma y requiere al Gobierno un confinamiento diferente al primero, con excepciones y para casos concretos.

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, ha insistido en solicitar al Gobierno central que cambie el actual decreto de estado de alarma para permitir los confinamientos domiciliarios en el caso de que fuera necesario, y que lo haga porque al margen de las actuales medidas de cierre de actividad no quedan muchas más opciones.

 

Igea ha explicado que cerrar más comercios o cerrar los colegios no sirve de nada, y de hecho ha explicado que no se mandaría a casa a los alumnos en ningún caso, y que de lo que se trata es de frenar el contacto social en municipios con alta transmisión comunitaria. El vicepresidente ha asegurado que el confinamiento no sería como el de la primera ola.

 

"El Gobierno tiene que decidirse de una vez a proteger a los ciudadanos y no otros intereses que ahora son secundarios", ha aseverado el vicepresidente de la Junta, que ha enumerado los muchos países que ya han tomado decisiones para repetir los confinamientos 'duros' de la primera oleada del coronavirus.

 

Igea ha defendido que las medidas adoptadas en estas semanas de enero “surten efecto”, aunque estimó que son “insuficientes” si no se acompañan por restricciones por parte del Gobierno, como el confinamiento domiciliario en zonas de trasmisión comunitaria, a pesar de que lamenta que no hay medios para garantizar el cierre regional o provincial, "imagínese si lo hacemos por municipios", en los 3.000 de la provincia.

 

Igea ha explicado, como hizo hace unos días, que sin poder confinar domiciliariamente ya no merece la pena reducir más la actividad con cierres de otras actividades o reducción de horarios de funcionamiento. Por eso, reclama que se pueda confinar.