Igea descarta 'Tamayazo' en sus procuradores: "La política no puede ser una versión poligonera de 'House of Cards'"
Cyl dots mini

Igea descarta 'Tamayazo' en sus procuradores: "La política no puede ser una versión poligonera de 'House of Cards'"

Francisco Igea, vicepresidente de la Junta.

Igea espanta el fantasma del 'Tamayazo' y defiende a su grupo parlamentario. "Les conozco hace más de dos años. No necesito más que mirarles a los ojos y le asegura que será así", ha dicho.

Francisco Igea ha zanjado las dudas sobre si procuradores de Ciudadanos en las Cortes, al menos tres son necesarios, votarían a favor de la moción de censura. Una cuestión en la que ha tomado la palabra antes que el presidente Mañueco porque era una cuestión de su grupo, al que ha defendido a capa y espada.

 

"Es una pregunta que me corresponde contestar en primer lugar", ha dicho Igea, que ha despejado dudas: "Tengo la absoluta confianza" en la gente que se presentó con nosotros, y "no hay ningun razón" y "no hay nadie entre ellos dispuesto a cambiar de voto por una dádiva o una prestación. Son gente honrada, decente, comprometida, son lo mejor de nuestro partido y yo estoy convencido de que el señor Tudanca va a tener que dar muchas explicaciones cuando vea que todas sus afirmaciones de estos días carecen del mínimo rigor".

 

"No hay nadie dispuesto a cambiar de voto por una dádiva. Son gente honrada, decente, comprometida, son lo mejor de nuestro partido"

 

"Les conozco hace más de dos años. No necesito más que mirarles a los ojos y le asegura que será así", ha remachado Igea.

 

Igea, pero también Mañueco, han alejado la situación de Castilla y León y el pacto entre PP y Cs de las circunstancias concretas de Murcia y de lo que el partido de Inés Arrimadas va a hacer allí. "No me preocupan las opas hostiles ni qué va a ser de mí, me preocupa lo que va a pasar con la gente. No tenemos que seguir con la política de fichajes", ha dicho Igea, que ha reclamado que en politica "se habla tan poco de lo que hay que hacer y se convierte todo en fichajes y contrafichajes, de Juego de Tronos. La política no puede ser una versión poligonera de 'House of Cards'".