Igea descarta aislar las residencias pese al aumento de brotes: "Ha sido un año durísimo para los mayores"
Cyl dots mini

Igea descarta aislar las residencias pese al aumento de brotes: "Ha sido un año durísimo para los mayores"

Cree que la incidencia y los datos no justifican más restricciones y que "ya les hemos quitado un año de vida" por las medidas en estos centros.

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha descartado ampliar las restricciones en las residencias de mayores y aumentar su aislamiento pese a que existen algunos brotes, pero no lo cree justificado por la situación actual y porque ya se ha hecho sufrir mucho al colectivo, que está ampliamente protegido por la vacuna, que llega al 100% de los mayores de 65 años de la Comunidad.

 

El vicepresidente ha confirmado que se está estudiando en el marco de la interterritorial de Sanidad la opción de poner una tercera dosis precisamente porque están sufriendo brotes aquellos sectores de la población más mayor que ya está vacunada con la pauta completa hace un tiempo, aunque espera una

 

"Afortunadamente la aparición de estos brotes es de una menor gravedad que los primeros, la mortalidad ha descendido espectacularmente, la inmensa mayoría de casos son asintomáticos, pero es verdad que hemos mantenido una incidencia alta y que la mortalidad de esta quinta ola se ha centrado nuevamente en personas mayores, en personas frágiles. Es mucho menor que la que hemos tenido en otras ocasiones, de hecho no hay exceso de mortalidad en esta quinta ola, no se registra por la Carlos III, pero estamos a la espera de ver qué estrategia sobre tercera dosis se va a mantener", ha dicho.

 

"La Junta ha tomado todas las medidas de precaución en las residencias, de control, de precaución, de restricción de visitas...  no queremos incrementar de manera generalizada las restricciones y poner a nuestros ciudadanos que viven en residencias en condiciones de aislamiento tan severas como las de las primeras olas, pensamos que eso tampoco es bueno, no está justificado", ha dicho. En todo caso, ha recordado que hay medidas y protocolos para que no ocurra.

 

"Llevamos años y medio, hemos aprendido lo que hay que hacer, pero no sería bueno que lanzáramos un  mensaje de la urgente necesidad de restringir todas las visitas porque en este momento las cifras de incidencia no justifican y podríamos hacer más daño que beneficiio. Hay que pensar en cómo viven y cómo han vivido las personas, hay que recordar que el primer año de pandemia ha sido durísimo, hemos quitado un año de vida a los mayores en el final de su vida", ha asegurado.