Hoy finaliza el juicio contra el acusado de estafar a 150 compradores bejaranos

En la jornada de hoy se escuchará a tres testigos más, al psicólogo que presenta el acusado y se expondrán las conclusiones para modificar, o no, la petición de condena

Ó. P. B. era el dueño de una tienda de arreglo y venta de televisores en Guijuelo y está acusado de estafar a casi 150 bejaranos por una venta irregular.


En el día de ayer comenzó el juicio, en el que el Ministerio Fiscal pide para el acusado tres años y medio de prisión por un delito continuado de estafa, además de 4.050 euros de multa, así como el pago de una elevada indemnización a las víctimas que sufrieron pérdidas que van desde los 400 euros hasta más de 21.000.


El acusado declaró ayer que nunca había querido estafar a nadie, "pensé que estaba actuando correctamente y que simplemente estaba haciendo un buen negocio", reconoció. Y es que su modo de proceder es, cuanto menos, extraño. El industrial charro compraba los televisores en tiendas de Salamanca y Media Markt por su precio real (unos 1.500 euros) y las vendía por unos 400. Él mismo reconoció ayer que "le perdía a cada aparato unos 1.000 euros". Sin embargo, siguió adelante con el negocio hasta que se arruinó. Entonces llegaron los problemas para servir los pedidos a sus clientes y la "presión" a la que él alude para decir que tuvo "problemas psicológicos".


En la mañana de hoy se espera la comparecencia de tres testigos más, además de la declaración de un psicólogo presentado por la defensa y la exposición de las conclusiones por parte del Ministerio Fiscal, las acusaciones y la defensa. En estas conclusiones, todas las partes pueden modificar su petición de pena o mantenerla.