Hipoteca multidivisa: Un profesor de música salmantino tumba de nuevo a Bankinter por falta de transparencia

Bankinter fue condenado a anular la cláusula multidivisa que había producido al socio de ASUFIN unas pérdidas cercanas a los 78.000 euros, diez años después de contratar su hipoteca.

A música celestial ha debido sonarle a nuestro asociado de Salamanca el fallo de la Audiencia Provincial confirmando lo que ya había estimado el Juzgado de Primera Instancia Nº5. Su hipoteca multidivisa, contratada a finales de 2007 en yenes, y que le ha quitado el sueño muchas noches, ha sido anulada y referenciada a euros.

 

El socio de Asufin fue a Bankinter para solicitar una hipoteca con la que comprar su vivienda habitual. El director de la sucursal le ofreció una multidivisa como la más beneficiosa del momento, con intereses  y cuotas más bajas,  y la más ajustada a su situación con un sueldo fijo. El crédito se solicitó por un importe de 167.000 euros en francos suizos.

 

Un año después, cuando las cuotas comienzan a subir, se acercó a Bankinter, donde le tranquilizan diciendo que la moneda era estable, y todo se recompondría. Pero no fue así. Las cuotas siguieron subiendo y el afectado tuvo, más tarde, conocimiento de que también lo hacía lo adeudado.

 

El préstamo fue de 167.000 euros, y después de pagar diez años, debía al banco 184.781 euros, con un perjuicio total de más de 77.000 euros.

 

El profesor de música inició así una auténtica carrera contra la multidivisa. Pidió a Bankinter que le quitara las comisiones, solicitud que no fue aceptada, por lo que contrató un nuevo préstamo en euros y abrió una cuenta en yenes. Aparte de económicamente, se vio afectado anímicamente por la falta de sueño y la obsesión con las variaciones de las divisas.

 

Asufin demandó a Bankinter por falta de transparencia y error de vicio en el consentimiento. Bankinter alegó caducidad en la acción porque después de 177 extractos y sus continuas entradas en la web, tuvo que tener conocimiento del producto cuatro años antes de interponer la demanda.

 

La juez estimó que la relaciones entre las partes son constantes durante toda la vida del contrato, por lo que lo desestimó. De igual modo encontró sensato que, una vez constatada la subida de cuotas, contratara otro préstamo en euros y abriera una cuenta en divisa para compensar las comisiones.

 

"La espada de Damocles no estaba en las cuotas, sino en el permanente recálculo del capital inicial", continúa la juez, que añade que de ésto, a pesar de los extractos, tardó bastante más en percartarse.

 

Bankinter no acreditó la existencia de folleto informativo ni oferta vinculante donde se expusieran todas las circunstancias posibles, también las pérdidas. El consumidor no es experto en estos productos, nunca tuvo un contrato similar, "tiene una amplia cultura musical pero nulos conocimientos sobre estos contratos", añade la magistrada. 

 

Ante la inexistencia de soporte documental previo a la firma, la magistrada ha confirmado la sentencia del Juzgado de Primera Instancia Nº 5 de Salamanca y ha declarado nula la cláusula. Bankinter tiene que referenciar el préstamo a euros, disminuir a lo prestado lo amortizado en concepto de principal e intereses, y recalcular lo pendiente, asumiendo los gastos que se deriven. La Audiencia ha impuesto las costas al banco.

 

Para Patricia Suárez, presidenta de Asufin, la Sentencia del Tribunal Supremo del 15 de noviembre está dando muchas alegrías a los afectados por estos abusos bancarios: "Son miles de familias las que llevan mucho tiempo luchando por recuperar su vida. Los bancos les mintieron, no les dijeron que su préstamo podía incrementarse y no les explicaron los riesgos. Esperamos que ahora se haga justicia con todos ellos que han sufrido pérdida patrimonial y, sobre todo, pérdida de salud".

 

Del mismo modo, Suárez recalcó que desde la sentencia del Supremo el número de sentencias ganadas ha pasado el 67% al 90%. Desde Asufin felicitamos a nuestro socio y le deseamos que recupere su sueño y su alegría. Igualmente lo hacemos con Luis Felipe Gómez Ferrero, nuestro abogado colaborador, que tanta implicación y trabajo ha puesto para alcanzar este nuevo éxito. En productos como la multidivisa es muy importante contar con letrados solventes