Hidroxicloroquina: dudas y certezas sobre el medicamento más común en España contra la Covid-19

Presentación de hidroxicloroquina. Foto: EP

Este fármaco, habitual contra la malaria, ha sido administrado al 85% de los enfermos españoles, ha sido relacionado con complicaciones cardiacas o mortalidad para pacientes que tienen cáncer.

La hidroxicloroquina, el medicamento más utilizado en España contra la Covid-19, ha generado un importante debate con dudas sobre si este tratamiento, común contra la malaria, es adecuado. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha abogado por controlar el uso y el tiempo de administración de la hidroxicloroquina, un fármaco utilizado comúnmente para la prevención de la malaria y que está siendo utilizado en algunos casos para el Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus.

 

Simón se pronunciaba así en la rueda de prensa diaria y después de que la revista 'The Lancet' haya publicado un estudio en el que se sugiere que el tratamiento con el fármaco antipalúdico cloroquina o su análogo, la hidroxicloroquina (tomado con o sin los antibióticos azitromicina o claritromicina), entre los pacientes con Covid-19, ya sea solo o en combinación con antibióticos macrólidos, está relacionado con un mayor riesgo de complicaciones graves del ritmo cardíaco en estos pacientes.

 

Además, el Gobierno francés ha derogado el decreto que autorizaba el uso de la hidroxicloroquina para tratar pacientes infectados con el nuevo coronavirus, después de la publicación de un estudio que avisa de los posibles efectos adversos de este fármaco, derivado de un medicamento contra la malaria.
 

El 85,7 por ciento de los pacientes hospitalizados por Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, en España ha recibido hidroxicloroquina y el 62,4 por ciento lopinavir/ritonavir, según un estudio elaborado por la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y publicado en la plataforma 'medRxiv'.

 

Hace unos días, la Organización Mundial de la Salud suspendía temporalmente los ensayos en los que se está probando la hidroxicloroquina con pacientes con Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, y ha informado de que está la espera de tener más datos debido a las preocupaciones que existen sobre su seguridad.

 

Combinación con medicamentos oncológicos

El uso de hidroxicloroquina y azitromicina incrementa el riesgo de muerte en pacientes con cáncer y Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, según han evidenciado un equipo de investigadores del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en Nashville (Estados Unidos) en un estudio presentado en el congreso virtual de la Asociación Americana Contra el Cáncer (ASCO, por sus siglas en inglés). Sin embargo, su uso por separado no ha registrado aumentos de mortalidad.

 

Sin embargo, según los últimos estudios, no parece ser así. Concretamente, y tras analizar a más de 900 pacientes con ambas patologías, los expertos han comprobado que la combinación de hidroxicloroquina y azitromicina para tratar el Covid-19 en pacientes oncológicos duplicaba el riesgo de mortalidad a los 30 días, en comparación a cuando no se daban estos tratamientos.

 

No obstante, los investigadores han comentado que no se observó ningún aumento significativo del riesgo de mortalidad con el uso por separado de cada uno de los medicamentos. Además, han señalado que la mayoría de los pacientes que recibieron ambos fármacos y luego fallecieron solían haber tenido un mal estado físico, hacía menos de dos semanas que empezaron la terapia contra el cáncer cuando fueron diagnosticados de Covid-19, tenían un tipo de sangre Rh positivo, eran etnia no hispana y estaban tomando estatinas al inicio del estudio.

 

"Si bien estos hallazgos son provocativos, creemos que hay confusión importante por las indicaciones, por lo que se necesitan estudios prospectivos cuidadosamente planificados para demostrar verdaderamente el riesgo o beneficio de estos medicamentos", ha explicado el autor principal del estudio, Jeremy L. Warner.

 

Por otra parte, en el trabajo se ha comprobado que los pacientes con un cáncer avanzado y Covid-19 tenían hasta 5,2 veces más de probabilidades de fallecer a los 30 días que los que tenían un tumor en remisión o no padecían ninguna enfermedad oncológica. Además, el riesgo de muerte era 3,89 veces más entre los que tenían un peor estado físico.

 

Del mismo modo, en la investigación presentada en ASCO se muestra que los hombres tenían un riesgo 1,63 veces mayor de mortalidad a los 30 días que las mujeres, al igual que los exfumadores, en comparación con los que nunca habían fumado. Finalmente, la mitad de los pacientes incluidos en este análisis fueron hospitalizados después del inicio de síntomas de Covid-19 y, de media, el 14 por ciento ingresó en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), el 12 por ciento necesitó ventilación mecánica y el 44 por ciento oxígeno.

 

"Se necesitan urgentemente datos sobre los efectos de Covid-19, específicamente en pacientes con cáncer. La forma en la que mejoramos la atención que brindamos a estos enfermos y reducimos el número de muertes y las graves consecuencias asociadas con esta enfermedad se encuentran entre las principales preguntas", ha señalado el presidente de ASCO, Howard A. Burris.