"He corrido las tres carreras muy concentrado, sabiendo que valía la medalla de oro"

Álvaro de Arriba considera que ha mejorado la gestión de la tensión competitiva tras el sinsabor del Europeo del verano pasado. Y apunta objetivo para el verano: la final del Mundial con los ocho mejores del mundo.

Fotos: Arai Santana
Ver album

Álvaro de Arriba, flamante campeón de Europa de atletismo, ya está en Salamanca y ha concedido a TRIBUNA una entrevista en la que ofrece sus primeras impresiones, ya reposadas, sobre su histórico logro.

 

P. Enhorabuena, Álvaro de Arriba, es un honor tenerte aquí. ¿Ya te has hecho a la idea de que eres Campeón de Europa?

R. Bueno, realmente sigo mirando la medalla (la tiene encima de la mesa en la entrevista) y todavía no me lo acabo de creer porque ha sido todo muy rápido, muy seguido. Todavía no me he mentalizado. Ahora, cuando vayan pasando los días y empiece a ver a mi gente, a mi familia, a la gente con la que estoy en el día a día, empezará a creérmelo pero por recordar todo el trabajo que hemos hecho este invierno, que era para esto, para estar en las medalla, y al final ha sido el oro.

 

 alvaro arriba europeo medalla

 

P. ¿Te das cuenta cuando entras por línea de meta de lo que has hecho o en las carreras te metes en una burbuja y no eres consciente?

 

Cuando cruzas la línea de meta es un momento de subidón, pero a la vez también de tranquilidad, de decir: 'Ya está'

 

R. Dentro de la carrera vas muy concentrado, incluso no te enteras de nada de lo que hay alrededor, del público, de voces, de nada... Cuando cruzas la línea de meta es un momento de subidón, pero a la vez también de tranquilidad, de decir: 'Ya está'. En un gran campeonato de estos se sucede la tensión, una vez te relajas, otra vez tensión... es como una montaña rusa que te deja muy, muy cansado. Ya lo que buscas es acabar con el mejor puesto posible. Cuando cruzas la línea de meta fue esta tranquilidad, pero de repente me vino la rabia, 'por fin ya ha salido'.

 

Cuando cruzas la línea de meta es un momento de subidón, pero a la vez también de tranquilidad, de decir, 'Ya está'

 

 

P. Soltaste a la cámara un '¡Vamos!' a lo Nadal...

R. Un ¡vamos! que eso sí que me salió del alma, y luego un abrazo con mi compañero de 800.

 

alvaro arriba europeo medalla

 

P. Eres un atleta exigente contigo mismo, te habías marcado manejar mejor la tensión de este tipo de citas. ¿Lo das por resuelto?

R. Creo que sí, pero es algo que hay que seguir trabajando día a día con el entrenamiento. Al final, tú puedes coger un estado de forma muy bueno, pero luego hay que seguir trabajando porque no vale con llegar ahí y ya está, ahora hay que empezar de nuevo. Hay que seguir trabajando y no puedes descuidar nada, y menos cosas de la cabeza, porque la presión siempre es muy alta y cuanto más consigues más presión hay. Nos hemos demostrado a nosotros mismos que somos capaces de gestionarla y solo queda creérnoslo más cuando el cuerpo vaya perfecto a estas competiciones.

 

P. Qué duro es estar bien y que no salgan las cosas como se desea. Seguro que te has acordado...

R. Me he acordado,  la verdad que sí, me he acordado porque Berlín fue duro. Cuando acabé sabiendo que físicamente estaba perfecto, que las piernas habían estado perfectas toda la carrera y fue la cabeza la que no quiso responder. Estoy muy bien rodeado, después de aquella competición estás mal cuatro días, pero luego seguí compitiendo dos mitin más y el evento de Newcastle. Cuando al final sale y lo gestionas bien, dices 'por fin'. Todo eso me ha ayudado a preparar bien este año.

 

P. ¿Esperabas que fuera tan, tan bien? Has subido un escalón en marcas y en gestión de carrera...

 

Antes de cada carrera estaba en cámara de llamadas mi equipo, y todos me dijeron, 'vas a ser campeón de Europa, eres el que mejor está, tienes que creértelo'

 

R. El año pasado al Mundial de Birmingham iba con la segunda marca de los participantes, primero del ránking europeo, igual que a este Europeo, pero nos faltaba el punto de confianza: saber que soy capaz de correr a esos ritmos, que soy capaz de correr tres días seguidos... Lo que nos falta es creérnoslo dentro de la carrera y no desconcentrarme ni un momento: en un 800 si desconectas dos segundos estás muerto. He corrido las tres carreras muy concentrado, sabiendo que valía la medalla de oro. Antes de cada carrera estaba en cámara de llamadas mi equipo, y todos me dijeron, 'vas a ser campeón de Europa, eres el que mejor está, tienes que creértelo'. 

 

alvaro arriba europeo medalla

 

P. Desde Dusseldorf estás perfecto, cuando estás a tope ¿qué sientes?

R. En el día a día estás como peor, vigilando cualquier cosa, un resfriado, porque estás fino. Y en la pista no te cuesta mover los ritmos. Cuando estoy muy bien muevo muy fácil los ritmos de competición. Esa es la sensación.

 

P. Llevabas tiempo siendo consciente de que estabas ahí. ¿Esto ha sido refrendar el método y la preparación?

R. Sí, y no solo en el Campeonato de Europa, también lo que ocurrió en Dusseldorf. Venía igual o mejor que el año pasado para el Mundial de Birmingham. Ahora mismo estaba moviendo ritmos para hacer 1.45 o 1.46 como en la final con tres carreras encima. Faltaba el punto de confianza que nos dio Dusseldorf, de saber que estoy bien. Ya en Madrid estábamos muy finos, queríamos el récord de España, aunque allí se torció todo (n.d.r.: se cayó en carrera). Queríamos competir poco, pero se acercaban las fechas, y necesitábamos esa carrera: fue Dusseldorf la que nos dijo que estaba para pelear por todo.

 

Queríamos competir poco, pero se acercaban las fechas, y necesitábamos esa carrera: fue Dusseldorf la que nos dijo que estaba para pelear por todo

 

P. ¿Qué haces ahora?

R. Ahora paramos una semana y media o dos semanas. Como la temporada de aire libre es muy larga, tenemos tranquilidad, y también para recuperar porque hemos trabajado mucho la base, la carga de trabajo, este invierno. Prepararé el aire libre al milímetro, incorporo un fisiólogo deportivo que nos va a aportar mucho a los entrenamientos con Juan Carlos Fuentes.

 

alvaro arriba europeo medalla

 

P. El récord de España lo aparcas, ¿o te vas a por el de verano?

R. Este año estaba mejor que el año pasado, pero cuando estás bien lo que falta es la carrera. Podía haber sido Madrid, en Madrid pasó lo que pasó... muchas veces estás perfecto y la marca no sale. Ahora estoy centrado en correr tres carreras en campeonatos y la marca, si tiene que salir, ya saldrá. En la final del Europeo me centré en la carrera, y salió buena marca. No hay muchas carreras para ir a esos ritmos. No hay muchas carreras y se tienen que alinear todos los astros.

 

El objetivo es estar en la final de ocho del Mundial. Para mí tendría el mismo valor que esta medalla. La medalla tiene mucha repercusión, pero estar entre los ocho mejores del mundo es más complicado

 

P. El objetivo del verano es el Mundial. Verte como te has visto ahora, ¿qué te dice? ¿a qué puedes aspirar?

R. Todo lo que da esta medalla de oro de cara al aire libre es positivo. Vamos a poder preparar el aire libre con toda tranquilidad. Ahora somos campeones de Europa, tenemos la tranquilidad de que este año ya hemos hecho lo que había que hacer. Pero nuestro objetivo del año es el Mundial de verano, que es lo más importante, y más un año antes de los Juegos Olímpicos, es perfecto para ver a los rivales. El objetivo es estar en la final de ocho del Mundial. Para mí tendría el mismo valor estar en esa final de ocho que esta medalla. La medalla tiene mucha repercusión, pero estar entre los ocho mejores del mundo siempre es más complicado, más en el 800. Y con la medalla de oro tengo acceso a cualquier competición, planificaremos, pero para estar en el Mundial al 200%.